Publicado 11/01/2022 11:51CET

El acusado de agredir sexualmente a la nieta de su pareja en Mallorca se niega a declarar en el juicio

Momento del juicio al acusado de agredir a la nieta de su pareja en Mallorca
Momento del juicio al acusado de agredir a la nieta de su pareja en Mallorca - EUROPA PRESS

PALMA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El hombre de 54 años acusado de agredir sexualmente a la nieta de su pareja en Mallorca se ha negado este martes a declarar en el juicio, en el que la Fiscalía pide para él 14 años de cárcel.

Así, el acusado ha rechazado responder a cualquier pregunta, incluidas las de su propio abogado, en el juicio que celebra la Audiencia Provincial de Baleares.

La Fiscalía pide para el hombre, además de la condena de 14 años de prisión, una medida de libertad vigilada cuando cumpla la pena, una orden de alejamiento y una indemnización de 30.000 euros en favor de la víctima.

En la vista se ha reproducido la grabación del relato de la menor, que tenía seis años en el momento de los hechos y que prestó esta declaración cuando tenía 15. De este modo se evita que como menor de edad tenga que someterse de nuevo a un interrogatorio judicial.

Según la menor, el acusado y su abuela convivían en una casa y por este motivo pasaba tiempo con él. La víctima explicaba en su declaración que su abuela tomaba alcohol y drogas y era habitual que se quedase dormida.

Un día, mientras su abuela dormía, el acusado le pidió que le trajera agua al salón y cuando acudió le dijo que iban a "jugar a un juego". Según su versión, después de esto le quitó la ropa y la sometió a tocamientos. "Me hacía daño y yo le decía que parara, él me miraba y se reía", explicaba la menor.

Esto empezó a ocurrir "todos los días" y se prolongó durante dos años. Presuntamente, el acusado amenazó a la niña diciéndole que si no se quedaba en el domicilio de la abuela, o si contaba algo, iba a hacerle daño a su abuela o a su madre. Siguiendo con el relato de la víctima, en una ocasión en la que no se quedó en la casa, su abuela y el acusado discutieron, y él le pegó, por lo que la niña tenía miedo de que cumpliese sus amenazas.

"Cuando llegaba la hora de salir de la escuela, yo sabía lo que me esperaba, no quería comer", contaba la víctima. A pesar de ello insistía en quedarse en la casa de su abuela por el miedo a que le hiciera daño.

La menor también explicó que el hombre una vez intentó forzarla. "Se acostó encima de mí y me tapó la boca para que no chillara", declaró. No llegó a hacerlo completamente porque le hacía "mucho daño" y se apartó.

Finalmente, años más tarde, la menor contó lo ocurrido a la abuela de una amiga, que avisó a la madre de la víctima y ésta puso una denuncia.

La madre de la víctima ha confirmado que la abuela bebía pero hasta después de separarse del acusado no supieron que tenía un problema serio con el alcohol. Según ha dicho, la abuela era como "una segunda madre" para la niña.

Por otra parte, la denunciante también ha contado que la niña sufre secuelas por lo ocurrido, como que "tiene pavor a pasar por un sitio donde haya muchos hombres".

Contador

Para leer más