Publicado 08/01/2022 11:11CET

Un estudio pionero en Baleares detecta por primera vez en Sa Dragonera 13 especies de aves migratorias

Vista de Sa Dragonera, donde se ha ejecutado el estudio.
Vista de Sa Dragonera, donde se ha ejecutado el estudio. - CAIB

Las observaciones han identificado ejemplares que hasta el momento no se habían citado en el espacio natural protegido

PALMA, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio pionero en Baleares ha detectado por primera vez en el Parque Natural de Sa Dragonera 13 especies de aves migratorias.

Según ha informado la Conselleria de Medio Ambiente y Territorio este sábado en una nota de prensa, un estudio pionero en Baleares, llevado a cabo en el Parque Natural de Sa Dragonera, ha permitido identificar un mínimo de 6.671 ejemplares de 70 especies diferentes de aves migratorias durante los períodos de migración primaveral y del otoño, 13 de ellas citadas por primera vez en el Parque.

Las observaciones se han realizado siguiendo la metodología de grabación de migración nocturna (NOCMIG por sus siglas en inglés) a través de una estación de estudio, la primera de este tipo en el archipiélago.

Se ha escogido el espacio natural protegido para llevar a cabo esta prueba piloto por ser una zona óptima para el estudio de la migración nocturna debido a la ubicación. Al encontrarse en el extremo suroccidental de Mallorca, a través de Sa Dragonera se canaliza buena parte del flujo migratorio que atraviesa la isla.

En cuanto a la migración primaveral o prenupcial, el faro de Llebeig, donde se ha instalado la grabadora durante todo el estudio, es lo primero que ven las aves, por lo que seguramente utilicen esta vía de entrada. En la de otoño o postnupcial, es la última tierra que encuentran las aves migrantes antes de adentrarse en el mar en dirección sur.

En el período primaveral, se han realizado grabaciones durante 21 noches, lo que ha permitido identificar 56 especies diferentes, 40 de las cuales se consideran especies en paso migratorio. Concretamente, nueve de ellas no se habían citado hasta el momento en Sa Dragonera, el críalo europeo (Clamator glandarius), la focha (Fulica atra), la polla de agua (Gallinula chloropus), el fumarel (Chlidonias niger), el chorlitejo chico (Charadrius dubius), el chorlito gris (Pluvialis squatarola), el archibebe claro (Tringa nebularia), el correlimos común (Calidris alpina) y la terrera común (Calandrella brachydactyla).

Las seis especies que se han detectado más a menudo en este período han sido la lavandera boyera (Motacilla flava), el vencejo común (Apus apus), el mosquitero musical (Phylloscopus trochilus), el martinete común (Nycticorax nycticorax), la golondrina (Hirundo rustica), el andarríos chico (Actitis hypoleucos) y el bisbita arbóreo (Anthus trivialis). También, se han detectado especies presaharianas durante los primeros días de estudio, pero no posteriormente, como es el caso de la bisbita pratense (Anthus pratensis), el petirrojo europeo (Erithacus rubecula) o el pinzón (Fringilla coelebs).

Por lo que respecta al paso post-nupcial, se han grabado 41 noches, donde se han detectado 54 especies de paso migratorio del total de 73 detectadas. La especie más abundante durante este período migratorio, y durante todo el estudio, ha sido el tordo (Turdus philomelos). La segunda especie más abundante ha sido la lavandera boyera, seguida del petirrojo europeo, el jilguero lúgano (Spinus spinus), la bisbita pratense, el bisbita arbóreo o el jilguero (Carduelis carduelis).

Las especies citadas por primera vez en el Parque Natural de Sa Dragonera han sido el chorlito carambolo (Charadrius morinellus), una especie muy escasa en paso migratorio en Mallorca, el Andarríos bastardo (Tringa glareola), el zarapito trinador (Numenius phaeopus) y el correlimos zarapitín (Calidris ferruginea).

El conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, se ha mostrado satisfecho de los resultados del primer estudio de estas características en Baleares, "un trabajo que demuestra la importancia de tener información esmerada y actualizada de la biodiversidad de Baleares para poder encaminar, de forma precisa, las políticas de conservación".

Mir también ha explicado que "la generación de conocimiento es el pilar de una sociedad más concienciada sobre los valores naturales de la tierra, una pieza clave para protegerlos de los efectos de la emergencia ecológica".

El primer estudio NOCMIG ha permitido ampliar el número de especies detectadas en el Parque Natural de Sa Dragonera y actualizar la lista de referencia, de Juan Miguel González (2011), con las primeras citas de especies en el espacio natural protegido.

Contador