El precio de la vivienda de segunda mano en Baleares cae un 0,52%

Actualizado 01/04/2015 11:14:42 CET
Alquiler de vivienda, venta de viviendas, se alquila, se vende
Foto: EUROPA PRESS

PALMA DE MALLORCA, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La vivienda de segunda mano en Baleares en marzo de 2015 tiene un precio medio de 2.047 euros por metro cuadrado, lo que supone un descenso del 0,52 por ciento frente al mes de diciembre de 2014, siendo esta la caída "menos llamativa" del panorama nacional, según el informe trimestral de precios de venta de 'www.pisos.com'.

   Interanualmente, se produce una caída del 5,79 por ciento, lo que supone el ajuste regional más significativo. Mensualmente, baja un 0,07 por ciento, según informaron fuentes de 'pisos.com' en un comunicado.

   En este sentido, Baleares es la segunda autonomía más cara del país, únicamente por detrás de País Vasco (2.893 euros por metro cuadradado). En el ámbito provincial, Baleares es la cuarta más cara, por detrás de Guipúzcoa (3.302 euros el metro cuadrado), Vizcaya (2.870 euros el metro cuadrardo) y Álava (2.300 euros el metro cuadrado).

   Respecto a la vivienda de segunda mano en España, en marzo de 2015 ha registrado un precio medio de 1.538 euros por metro cuadrado, arrojando un descenso trimestral del 1,29 por ciento. De un año a otro, la bajada es del 7,20 por ciento, mientras que la caída mensual es del 0,66 por ciento.

   "El proceso de ajuste del precio de la vivienda ya está libre de posibles comportamientos bruscos que pudieran dar nuevas sorpresas", comenta Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com.

   Para el portavoz del portal inmobiliario, "los pisos mejor situados fueron los primeros en agotar su trayectoria a la baja, y los que supieron detectar el final de la curva, compraron en el momento justo". Esto no significa que en el mercado se hayan agotado las buenas oportunidades. Alemany insiste en que existen, "pero hay que moverse rápido porque los repuntes se están generalizando". En este sentido, el experto vaticina que, pronto será el turno de las viviendas más baratas en las grandes urbes, que a lo largo de 2015 terminarán de estabilizar sus precios.

   La clave para aprovechar este momento inmobiliario tan propicio es poner el foco en las viviendas que corra más prisa vender: "Son las que prometen una negociación más ventajosa para el comprador, pero también las que desaparecen más rápido del catálogo de la oferta. Formalizar una señal es esencial", expone el experto.

   En última instancia, Alemany recuerda que "la recuperación de unos niveles estables en compraventa y concesión de hipotecas pasa por aumentar el perfil de la demanda solvente, algo que depende del entorno laboral".