Publicado 18/02/2015 12:43CET

2014, año récord en la muerte de civiles en Afganistán, según la ONU

Niño herido en Afganistán
REUTERS

La UNAMA denuncia que las mujeres y niños sufren tanto la violencia de la guerra como otros tipos de abusos

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha subrayado este miércoles que, por primera vez, en 2014 los combates entre los talibán y las fuerzas gubernamentales afganas, y no las bombas y minas, han sido la principal causa de la muerte de civiles en el país, por lo que 2014 cerró como el año más mortífero desde que comenzara la guerra en Afganistán.

Concretamente, 2014 cerró con la muerte de 3.699 civiles y otros 6.849 heridos de diversa consideración que, según la ONU, responde a un aumento de las ofensivas y a la fuerte reducción de la presencia de las tropas estadounidenses y de los aliados extranjeros al terminar formalmente su misión tras 13 años en Afganistán, el pasado mes de diciembre.

"Morteros, bombas caseras, disparos y otros explosivos han matado, mutilado y arruinado las vidas de los civiles a un nivel sin precedentes", ha lamentado el representante especial de la ONU para Afganistán, Nicholas Haysom. Pero la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) ha asegurado este miércoles que los enfrentamientos entre ambos bandos han acabado con la vida de 1.092 civiles, representando el 34 por ciento del total, en comparación con el 28 por ciento causado por bombas y minas en los caminos. Además, el 11 por ciento de los civiles murieron a manos de los talibán o sus aliados y un 15 por ciento como consecuencia de ataques suicidas de insurgentes.

De hecho, Naciones Unidas ha podido documentar al menos 511 muertes de civiles sólo en el mes de diciembre, cuando los talibán aprovecharon la retirada de las tropas internacionales para lanzar una oleada de violentos ataques.

Mientras que Estados Unidos ha afirmado que tanto la población afgana que combate a los talibán como la recién estrenada Policía está ganando la guerra, los datos de la ONU revelan que han aumentado en un 22 por ciento los civiles muertos desde 2009, año en el que la organización comenzó a registrar las bajas de civiles. En total desde 2009 han perdido la vida 17.774 civiles y 29.971 han resultado heridos.

El Ejército y la Policía Nacional de Afganistán también han sufrido pérdidas récord el año pasado con cerca de 5.000 muertos. Desde 2001, unos 3.500 soldados extranjeros de 29 países han muerto en la guerra de Afganistán.

AMBOS BANDOS RESPONSABLES DE LAS MUERTES

Según los datos de Naciones Unidas, tanto las fuerzas gubernamentales como los insurgentes han sido los responsables de este año récord. Mientras que sus investigaciones atribuyen el 72 por ciento de las muertes de civiles a los talibán, los ataques del Gobierno han causado el 14 por ciento de las víctimas y las ofensivas aéreas de las fuerzas internacionales el 2 por ciento.

"El aumento de las muertes y lesiones de civiles en 2014 da fe de un incumplimiento de los compromisos de proteger a los civiles afganos de cualquier daño. Todas las partes en el conflicto deben comprender el impacto de sus acciones y asumir su responsabilidad, defender los valores que dicen defender, y hacer de los civiles y de su protección su principal prioridad", ha denunciado Haysom. "Tenemos que aplicar medidas concretas para conseguir una disminución real de víctimas civiles en 2015", ha añadido.

Frente a estas cifras, los talibán han negado ser los responsables de la mayoría de las muertes y han acusado a la ONU de ser una institución sesgada.

MUJERES Y NIÑOS

El informe de la UNAMA destaca que las mujeres y los niños se vieron particularmente afectados por los enfrentamientos en 2014. Concretamente ha documentado la muerte de 714 niños y de 298 mujeres.

Para poner de relieve el impacto social y económico que ha tenido la guerra en la vida de las mujeres afganas, la UNAMA entrevistó a 60 mujeres de todas las regiones del país cuyos maridos, todos civiles, han muerto o resultado heridos en 2014. Gracias a estas conversaciones la ONU ha podido demostrar que estas mujeres sufren graves consecuencias sociales y económicas, hasta tal punto que se ven obligadas a casar a sus hijas para saldar sus deudas o sacarles de la escuela para que empiecen a trabajar.

Además, ha denunciado que las mujeres viven otro tipo de violencia relacionada con los abusos, por lo que Naciones Unidas ha pedido al Gobierno afgano que actúe de forma urgente.

"Para las mujeres y los niños afganos, la angustia de perder a un esposo y padre en el conflicto a menudo es sólo el comienzo de sus sufrimientos y penurias", ha lamentado la directora de Derechos Humanos de la UNAMA, Georgette Gagnon. "A largo plazo, las consecuencias sociales y económicas son devastadoras", ha añadido.

Para leer más