Absuelta en un juicio por falso testimonio la alcaldesa de Roma, uno de los pesos pesados del M5S

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi
ALESSANDRO BIANCHI/REUTERS - Archivo
Publicado 10/11/2018 17:19:57CET

ROMA, 10 Nov. (Reuters/EP) -

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, ha sido absuelta este sábado en un juicio en el que estaba acusada de falso testimonio y desactiva así una posible crisis dentro de su partido el Movimiento Cinco Estrellas (M5S), que gobierna Italia en coalición con la ultraderecha.

Raggi fue elegida alcaldesa en 2016 en lo que supuso la primera victoria del M5S con una promesa de mayor transparencia y lucha contra la corrupción, pero pronto fue acusada de mentir en su participación en el nombramiento del responsable municipal de turismo, Renato Marra, hermano de uno de sus más estrechos colaboradores y la Fiscalía pidió una pena de 10 meses de prisión.

La sentencia absuelve a Raggi porque considera que o no estaba al tanto de que estaba cometiendo un delito o desconocía los hechos concretos relacionados con el nombramiento de Marra.

"Esta sentencia acaba con dos años de ventilador de lodos. Ahora seguiremos adelante con la cabeza bien alta por Roma, mi ciudad amada, y por sus ciudadanos", ha apuntado Raggi en su cuenta de Twitter. Antes, en la sala del tribunal, Raggi se abrazó con su marido y varios concejales que la acompañaban cuando se leyó la sentencia.

El código ético del M5S señala que los cargos electos deben dimitir si son condenados, lo que implica que Raggi tendría que haber dejado su puesto si no hubiese habido absolución.

El dirigente del partido y viceprimer ministro, Luigi Di Maio, ha denunciado la "masacre" a la que ha sido sometida Raggi por la prensa y ha calificado a los periodistas de "chacales cobardes" por el partido tenía intención de deshacerse de Raggi. "La auténtica plaga de este país está en la mayoría de los medios de comunicación, corruptos intelectual y moralmente y en guerra con el Gobierno para intentar hacerlo caer", ha argumentado Di Maio en Facebook.

La oposición critica que Raggi no ha hecho nada para resolver los problemas endémicos de Roma: una red de transporte público obsoleta, asfalto lleno de baches y un servicio de basuras ineficaz. El mes pasado hubo una manifestación para denunciar este deterioro, pero Raggi respondió entonces que había conseguido importantes progresos con su gestión.

Este domingo hay convocado un referéndum para que dos millones de romanos se expresen sobre el transporte público, gestionado por una empresa pública en bancarrota, y la posibilidad de que entren empresas privadas.

Contador