Actualizado 30/06/2007 21:11 CET

Afganistán.- Se eleva a sesenta el número de civiles muertos en un bombardeo de la coalición sobre Hyderabad

KANDAHAR, 30 Jun. (EP/AP) -

Fuentes locales afganas informaron de que al menos 60 civiles murieron en un bombardeo realizado por la coalición liderada por Estados Unidos sobre Hyderabad, en el que al menos otros 35 insurgentes han perdido la vida.

La OTAN no ha revelado el número de bajas confirmadas por la operación, pero un oficial de la institución informó bajo el anonimato de que al menos ocho civiles han resultado muertos durante la operación desarrollada en la localidad, situada en el distrito de Gereshk, provincia de Helmand.

La batalla comenzó cuando milicianos talibán intentaron emboscar un convoy en el que viajaban tropas afganas y estadounidenses, a última hora del viernes, según el jefe de la Policía provincial de Helmand, Mohamad Hussein.

A continuación, se ordenó un ataque aéreo sobre las posiciones insurgentes en torno a Hyderabad, lugar que las fuerzas de la coalición emplearon para defenderse del ataque enemigo. El alcalde de Gereshk, Dur Alí Shah, confirmó la tarde de hoy la cifra de 60 civiles muertos y 35 heridos. Seis casas, además, resultaron destruidas.

Según el portavoz de la Fuerza Internacional de Asistencia (ISAF), el comandante John Thomas, todavía no se dispone información "que corrobore el elevado número" de muertos, pero insistió en que los efectivos de la OTAN nunca abren fuego si se encuentrn civiles cerca. Según Thomas, "son los enemigos los que abren fuego a discrección cuando están rodeados por civiles".

Un residente de la localidad de Hyderabad, Mohammad Khan, dijo que siete miembros de su familia, incluido su hermano y los cinco hijos de este fallecieron en el ataque aéreo. "He traído a tres de mis familiares heridos al hostila de Gereshk para que sean atendidos", señaló Khan por teléfono.

Los civiles estaban este sábado enterrando "un montón de cadáveres", añadió Khan.

Los civiles muertos por el ataque de las tropas de Estados Unidos y de las fuerzas de las Naciones Unidas han enfurecido a los afganos y esto produjo que el presidente, Hamid Karzai, haya condenado públicamente el escaso cuidado de las tropas, que consideran las vidas de los afganos como "baratas".

Asimismo, el presidente urgió a una mejor coordinación de las operaciones militares con el Gobierno afgano, mientras acusó a los talibán de utilizar a los civiles como escudos humanos.