Actualizado 07/01/2007 16:30 CET

Aumentan a 14 los muertos por la violencia en Irak entre fuertes combates

BAGDAD, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Al menos 14 personas murieron en ataques con bomba y tiroteos en Irak el domingo, mientras los soldados iraquíes combatían para erradicar a las milicias y pacificar la capital.

Los ataques sectarios continuaron a pesar del operativo para calmar la violencia en Bagdad. El ejército iraquí dijo que mató a 30 milicianos el sábado en la noche en un bastión de la insurgencia suní en el centro de la ciudad, al norte de la Zona Verde, donde se encuentran las embajadas de varios países extranjeros y la sede del gobierno.

El primer ministro Nuri al Maliki, en declaraciones que formuló en una ceremonia por el 85 aniversario del ejército iraquí, anunció su decisión de aplastar a los grupos milicianos que causan el caos en Bagdad.

Un ataque con morteros mató a cuatro civiles y lesionó a otros cinco en el centro de Bagdad, después que una bomba colocada en una carretera mató a dos transeúntes, dijo la Policía. El artefacto explosivo tenía como blanco a una patrulla policial, que resultó ilesa.

Asimismo, un grupo de hombres armados entró con su vehículo en un mercado del sudoeste de la capital, efectuando disparos a puestos de alimentos y ropa, y matando a tres suníes que hacían compras en el lugar, según informó un funcionario de seguridad a condición de mantener su nombre en el anonimato porque no estaba autorizado a dialogar con la prensa.

Otro grupo de pistoleros atacó a tiros desde un vehículo a cuatro guardias del ministerio de Hacienda, matando a uno de ellos.

En Mahawel, a unos 56 kilómetros al sur de Bagdad, un grupo de hombres armados mató a un clérigo chií y a su hijo cuando se dirigían a una mezquita de las inmediaciones, manifestó la policía.

Otro escuadrón mató a tiros a un empleado del ministerio de Defensa que se dirigía a trabajar en el sur de Bagdad, y un legislador provincial resultó herido en un intento de asesinato en Hilá.

La Policía afirmó que la detonación de un vehículo estacionado que estaba cargado de explosivos mató a una mujer y lesionó a 13 personas en un mercado de la misma ciudad, a unos 97 kilómetros al sur de Bagdad.

El Ejército estadounidense, mientras, dijo que dos de sus soldados murieron en incidentes separados en Bagdad y en el oeste del país.

Uno de ellos falleció el sábado en un ataque con armas en un área del sudoeste de Bagdad, y el otro murió el viernes por heridas que sufrió en un combate en la provincia de Anbar, en el oeste del país, manifestaron los militares en un comunicado.

El Ejército anunció además la captura de 88 sospechosos en operativos de las fuerzas norteamericanas e iraquíes la semana pasada, y un arsenal de armas utilizado para fabricar artefactos explosivos fue destruido.

Del total de los sospechosos, 69 fueron liberados tras ser interrogados, indicaron los militares en un comunicado.