Al Bashir designa nuevo primer ministro y vicepresidente en medio de protestas para que renuncie

Publicado 23/02/2019 18:02:44CET

JARTUM, 23 Feb. (Reuters/EP) -

El presidente de Sudán, Omar al Bashir, ha anunciado este sábado a Mohamed Tahir Ayala como nuevo primer ministro del país y al ministro de Defensa, Awad Mohamed Ahmed Ibn Auf -- que conservará este cargo también -- como vicepresidente del país.

El presidente sudanés, Omar al Bashir, había declarado en noviembre de 2017 que apoyaría a Ayala en las elecciones presidenciales de 2020 si decidía presentarse. Esta decisión impulsa todavía más la plataforma del gobernador del estado de Gezira con vistas a la sucesión de Al Bashir.

El viernes, el presidente Omar al Bashir declaró el estado de emergencia en todo el país durante un año y estableció una administración provisional. Los manifestantes, frustrados por las dificultades económicas, llevan marchando desde hace dos meses para pedir su salida del poder.

Para cubrirse las espaldas, Bashir reemplazó el viernes a todos los gobernadores de sus estados por oficiales del Ejército.

Ibn Auf, antiguo jefe de la Inteligencia Militar, es conocido por su tono conciliador hacia los manifestantes, en particular hacia los más jóvenes, al entender que, con sus protestas, demostraban una "razonable ambición" para mejorar el país.

Al Bashir ha dicho que el país "no se sumirá en el caos, la violencia y la exclusión" y ha hecho un llamamiento a todos los partidos del país a sumarse a un proceso de diálogo, al tiempo que ha asegurado que las autoridades "trabajan para analizar las causas" de las protestas.

De esta forma, ha extendido una "invitación sincera" a las fuerzas opositoras para que se sumen "al camino de reconciliación nacional" y abordar la crisis en la que está sumido Sudán.

LAS MANIFESTACIONES

El país ha sido escenario de multitudinarias manifestaciones desde finales de diciembre para pedir la salida del poder de Al Bashir y protestar contra el empeoramiento de las condiciones de vida.

Durante la jornada, las fuerzas de seguridad han empleado gases lacrimógenos para dispersar a cientos de manifestantes que han marchado y coreado eslóganes contra el Gobierno tras la oración del viernes en una importante mezquita cercana a la capital.

Un asesor de la Presidencia de Sudán rechazó la semana pasada los llamamientos a favor de la creación de un gobierno de transición y reiteró que la salida del poder de Al Bashir tendrá lugar únicamente a través de las urnas.

Hasta el momento, las autoridades han contabilizado más de 30 muertos en el marco de las manifestaciones, incluidos dos policías. Grupos de Derechos Humanos estiman en al menos 40 los fallecidos durante estas protestas, las más importantes desde que Al Bashir llegó al poder en un golpe de Estado en 1989.

En discursos previos, Al Bashir ha responsabilizado de las protestas a "agentes" extranjeros y ha retado a sus rivales a tratar de llegar al poder a través de las urnas. Asimismo, ha advertido de que no permitirá ninguna 'Primavera Árabe', en alusión a la ola de protestas que sacudió Oriente Próximo y el norte de África en 2011.

Sobre Al Bashir pesa una orden de arresto del Tribunal Penal Internacional (TPI) por genocidio y crímenes contra la Humanidad por los presuntos abusos cometidos en la provincia de Darfur. Hasta ahora se ha librado del procesamiento al evitar su detención viajando sólo a países aliados.

Contador

Para leer más