Benalla defiende sus acciones ante el Senado y dice que "nunca" fue guardaespaldas de Macron

Emmanuel Macron y el guardaespaldas Alexandre Benalla
REUTERS / POOL NEW - Archivo
Actualizado 19/09/2018 22:02:42 CET

PARÍS, 19 Sep. (Reuters/EP) -

Alexandre Benalla, el escolta del presidente francés, Emmanuel Macron, cesado e investigado por haber pegado a varios manifestantes cuando acudió como observador junto a la Policía en las manifestaciones del 1 de mayo en París, ha defendido este miércoles sus acciones ante un comité del Senado y ha dicho que no es ni policía ni guardaespaldas.

Benalla, que se había mostrado reacio a testificar ante el comité de investigación de la cámara alta del Parlamento y sólo lo ha hecho tras ser advertido de que se exponía a dos años de cárcel y el pago de una multa de 7.500 euros si se negaba, ha sido interrogado durante más de dos horas acerca de la naturaleza de su trabajo para Macron.

Sin embargo, no ha sido preguntado sobre las agresiones del 1 de mayo, sino sobre su rápido ascenso en el círculo cercano del presidente y cómo obtuvo permiso para portar armas de fuego.

"No era guardaespaldas de Macron y nunca lo fui (...) Tenía un trabajo garantizando la organización general, de la seguridad en general", ha sostenido Benalla, de 27 años.

Así, ha señalado que gran parte de su trabajo se centraba en ejercer de enlace entre la oficina política de Macron y el organismo oficial de seguridad encargado de la protección del mandatario, el GSPR.

El exguardaespaldas de Macron está siendo sometido a una investigación judicial y hay además comisiones de investigación en las dos cámaras del Parlamento sobre la gestión que hizo la Presidencia francesa de todo este asunto.

En julio, Benalla admitió que hizo "una tontería enorme" al acudir a esas protestas y aseguró que cree que el mandatario galo todavía cree en él. "Es alguien que tenía y creo que tiene todavía, pienso yo, confianza en mí, en mi acción a diario", manifestó.

Por último, criticó que su "caso" haya sido utilizado para "saldar cuentas" y apuntó que se ha "sobredimensionado". "No diría que soy el derribado, solo digo que (el caso) ha servido a varios intereses, a un interés por alcanzar al presidente de la república", zanjó.