Actualizado 23/09/2007 23:40 CET

Bolivia.- El Gobierno boliviano teme que se recrudezcan los conflictos por ocupación de tierras

LA PAZ, 23 Sep. (EP/AP) -

Los conflictos entre latifundistas y campesinos por la ocupación de tierras "pueden agravarse" y desencadenar enfrentamientos entre civiles como ocurrió la semana pasada en una región del oriente, según declaraciones hoy del ministro de Gobierno, Alfredo Rada.

El viernes, el Gobierno anunció la creación de una fuerza especial de acción rápida para hacer frente a los conflictos agrarios que estará integrada por policías y eventualmente militares. La semana pasada jóvenes contratados por propietarios se enfrentaron a campesinos que habían ocupado un feudo del este del país. El choque dejó 16 heridos.

"Se ha visto que esto puede agravarse y el Estado no quedará impasible", declaró Rada en una entrevista con la red de radios gubernamentales Patria Nueva.

Rada explicó que los jóvenes fueron reclutados por la Unión Juvenil Cruceñista, una agrupación a la que el Gobierno atribuye ideologías de extrema derecha y racistas contra los indígenas del occidente que migraron a Santa Cruz, la rica región del oriente. Aseguró que el Gobierno "neutralizará y desactivará a esos grupos violentos".

Según el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), al menos 120 conflictos por tierras se mantienen latentes en esa región por la falta de definición del derecho propietario de la tierra, lo que provoca frecuentes choques entre propietarios y campesinos asociados al Movimiento Sin Tierra (MST).

El director del INRA en Santa Cruz, Dionicio Rivas, informó a un diario local hoy domingo de que al menos seis propiedades continúan tomadas en esa región por campesinos.

El presidente Evo Morales inició una "revolución agraria" poco después de asumir la presidencia, en enero de 2006, con un reparto de tierras a campesinos e indígenas pobres y aprobó una ley que otorga al Estado la potestad de revertir latifundios improductivos, pero la norma es cuestionada por organizaciones agroindustriales que se resisten y denuncian su carácter "confiscatorio".

La cuestión agraria es también tema de frecuente disputa política entre el Gobierno y líderes de Santa Cruz. El viernes el presidente del Consejo Municipal de esa ciudad, Oscar Vargas, afirmó en una sesión en la que estaba presente Morales que "los cruceños no permitirán ninguna expropiación política de sus tierras productivas".