Bolivia.- Inician huelga indefinida y bloquean las carreteras internacionales para pedir la "refundación" de la YPFB

Actualizado 30/01/2007 0:06:35 CET

Nombran a nuevo presidente de la estatal petrolera

LA PAZ, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

El movimiento cívico de Camiri inició hoy una huelga "general e indefinida" y el bloqueo de las carreteras que conducen hacia Argentina y Paraguay para exigir la "refundación" de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y que se instale una sede de la vicepresidencia de la estatal petrolera en la zona.

La localidad de Camiri está situada en la región del Chacho, al sur del departamento de Santa Cruz y fue conocida por mucho tiempo como la "capital petrolera" del Bolivia. Ahora, los directivos cívicos piden que se reconozca su potencial y se respeten todos los criterios del proceso de nacionalización que comenzó hace unos meses el presidente de este país, Evo Morales.

Las autoridades de municipales y cívicas de la región del Chacho, que abarca también a los departamentos de Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca, manifestaron su respaldo a esta protesta alegando por escrito que el Gobierno de Morales no tienen la "voluntad política para nacionalizar los hidrocarburos auténticamente", reseñó la prensa local.

Los manifestantes demandan que los campos de gas y petróleo sean tomados por el Estado para completar una "verdadera nacionalización" y también piden que sean expropiadas dos refinerías que fueron nacionalizadas en mayo de 2006 que siguen en manos de Petrobras.

La protesta se produce a pocos días de que entren en vigor los nuevos contratos con las empresas extranjeras aprobados por el parlamentos después de una dura polémica.

NOMBRAN A NUEVO PRESIDENTE

El Gobierno boliviano nombró hoy a Manuel Morales Olivera como nuevo presidente de la estatal YPFB, quien reemplazará a Juan Carlos Ortiz quien renunció el pasado viernes por "diferencias" con las políticas que establece Morales sobre el tema de la nacionalización.

El ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas, informó a la prensa local que Olivera tendrá la labor de "concretar la recuperación" de cuatro empresas petroleras privatizadas parcialmente en los noventa y de otra de capitales enteramente privados.

Asimismo, señaló que debe coordinar acciones para mejorar el precio del gas que se vende a Brasil y para que en 2010 Bolivia incremente sustancialmente sus exportaciones del energético a Argentina con la construcción de un nuevo gasoducto binacional.

Morales Olivera renunció en diciembre de 2006 al cargo de asesor principal de la YPFB por "desacuerdos" con Ortiz, después de que en octubre fuese acusado de haber favorecido a su padre con algunos contratos petroleros. También se le acusó de haber presionado al entonces superintendente del sector, Víctor Hugo Sainz, para cambiar un informe que vinculaba al entonces presidente de YPFB, Jorge Alvarado, en un contrato considerado como ilegal.