Brasil.- El Senado brasileño aprueba un aumento salarial para el presidente Lula, los ministros y los diputados

Actualizado 01/06/2007 0:57:28 CET

BRASILIA, 31 May. (EP/AP) -

Tras meses de debates, el Senado aprobó hoy un reajuste salarial al alza para el presidente Luiz Inacio Lula da Silva y sus ministros, así como para todos los congresistas brasileños. El aumento se produce después de varios años sin incrementos. Aún así, el jefe del Estado continuará ganando menos que los diputados de ese país.

La medida, que se venía discutiendo en el Senado desde principios de 2007, será aplicada de forma retroactiva al mes de abril, según indicó la Cámara Alta en un comunicado.

El aumento aprobado es de 29,8 por ciento para los congresistas --513 diputados y 81 senadores-- porque abarca el índice de inflación acumulada desde diciembre del 2002 a marzo pasado. Los congresistas, elegidos por cuatro años, ajustan sus salarios al inicio de cada mandato, pero no siempre incluyen en la medida al presidente y sus ministros.

Así, los sueldos de los parlamentarios pasarán de 12.847 reales al mes (4.985 euros) a 16.512 reales (6.408 euros) al mes. Por otra parte el sueldo del presidente Lula da Silva pasará de 8.885 reales al mes (3.438 euros) a 11.420 reales (4.420 euros) mensuales. El vicepresidente, José Alencar, junto a los demás ministros ganarán ahora mensualmente 10.784 reales (4.174 euros) de los anteriores 8.362 reales (3.236 euros) al mes.

El pasado mes de marzo, en la jura de cargo de tres nuevos ministros, el presidente dijo que los miembros de su equipo eran unos "héroes" por sus bajos salarios, cuando en el sector privado podrían ganar hasta 10 veces más.

Lula aseguró, sin embargo, que era el único que no podía quejarse porque a pesar de su salario de 8.800 reales (3.404 euros) al mes seguía siendo "el tornero mecánico mejor pagado" de Brasil, una alusión a su pasado de obrero.

A finales de 2006, los congresistas se vieron obligados a retroceder en una propuesta, aprobada por los líderes de los diferentes partidos, de subir los salarios de los parlamentarios más de 90 por ciento a partir de este año. Tal porcentaje generó una ola de críticas por el país e incluso de algunos sectores legislativos.