Actualizado 30/06/2007 22:18 CET

Bush dedica el 4 de julio a los caídos que "contribuyen a llevar la libertad al pueblo iraquí"

WASHINGTON, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La celebración del 4 de julio, día de la independencia de Estados Unidos, estará este año dedicada a "todos los hombres y mujeres de uniforme" que han dejado su vida en la guerra de Irak, los cuales contribuyen a "llevar la libertad al pueblo iraquí y han ayudado a que los estadounidenses estén más seguros". Así lo anunció hoy el presidente de Estados Unidos, George W. Bush en un mensaje transmitido por radio a la nación con motivo de esa festividad en la que, en palabras del mandatario, se celebra "el valor y las convicciones de los fundadores de Estados Unidos".

Hoy "en Irak, las fuerzas de Estados Unidos e Irak están de lado de los casi 12 millones de iraquíes que votaron por un futuro de paz en oposición a enemigos inmisericordes que desean destruir la democracia en Irak y convertir a ese país en un refugio para terroristas", destacó el mandatario en su discurso.

Bush se refirió además a Afganistán, donde las fuerzas armadas estadounidenses y las fuerzas de la OTAN "están yendo contra" los talibán y Al Qaeda y "ayudando al pueblo afgano a defender su joven democracia".

"Hoy, una nueva generación de estadounidenses se ha hecho presente, ofreciéndose voluntariamente para defender los ideales de la fundación de nuestra patria. En todo el mundo, nuestros valientes hombres y mujeres de uniforme arriesgan la vida para proteger a nuestros conciudadanos del peligro", prosiguió el presidente.

NUEVA ESTRATEGIA EN IRAK

El objetivo de Estados Unidos es "ayudar a los iraquíes a avanzar hacia la reconciliación y forjar una nación libre que respete los derechos de su pueblo, defienda el estado de derecho y sea un aliado en la guerra contra el terrorismo". Por ello, explicó Bush, se ha implantado una nueva estrategia, la cual está liderada por el general David Petraeus y el nuevo Embajador en Irak, Ryan Crocker, para lograr el objetivo de "ayudar al Gobierno iraquí y a sus fuerzas de seguridad a proteger a su población, especialmente en Bagdad".

"Estados Unidos ha enviado refuerzos para ayudar a los iraquíes a resguardar a su población, perseguir a los terroristas, insurgentes y milicias que incitan la violencia sectaria y a asumir el control de la capital", añadió.

"Todavía estamos a inicios de esta ofensiva, pero estamos viendo algunas señales alentadoras. Estamos enfrentándonos al enemigo y eliminando o capturando a cientos", insistió Bush.

"Dentro de Bagdad, nuestro Ejército informa que a pesar de la escalada en mayo, los asesinatos sectarios en la capital se han reducido significativamente con relación a enero. También estamos encontrando un número tres veces mayor de armas escondidas en comparación con el año anterior", remachó.

"El número de coches bomba y ataques suicida disminuyó en mayo y junio. Y, debido a nuestra nueva estrategia, los soldados de Irak y Estados Unidos están viviendo entre la gente que resguardan, lo que ha llevado a que muchos iraquíes proporcionen información acerca de los escondites de los terroristas", reveló el mandatario norteamericano.

"La lucha en Irak ha sido difícil y seguirá siendo difícil. Hemos perdido a valiosos hombres y mujeres en este conflicto", recordó Bush que manifestó que los caídos estadounidenses perdieron su vida por la libertad. "Mi pedido urgente es completen la misión. Lleven libertad al pueblo iraquí", dijo Bush quien alabó a los integrantes del Ejército porque contribuyen, insistió, a "llevar libertad al pueblo iraquí y han ayudado a que los estadounidenses estén más seguros".

"Este cuatro de julio (...) damos las gracias por los miembros de cada generación que defendieron nuestra patria y nuestras libertades", finalizó el mandatario, que concluyó con la felicitación a los estadounidenses por la conmemoración del Día de la Independencia.