Cameron admite que no habrá reforma del Tratado antes del referéndum británico

Actualizado 26/06/2015 18:08:30 CET
DAVID CAMERON
REUTERS

BRUSELAS, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro británico, David Cameron, ha admitido este viernes que la reforma del Tratado que reclama para modificar la relación de Reino Unido con la UE no estará completada a tiempo para el referéndum que pretende convocar antes de finales de 2017, y ha dicho que se conformará con el compromiso de los líderes europeos de llevarla a cabo en el futuro.

Cameron ha lanzado durante este Consejo Europeo el proceso de renegociación previo a este referéndum sobre la pertenencia de Reino Unido a la UE. El jueves expuso brevemente al resto de líderes cuáles son sus demandas y éstos han acordado iniciar el "trabajo técnico" sobre las reformas específicas necesarias para llevarlas a cabo y volver a abordar la cuestión en diciembre.

"Lo que se está discutiendo aquí es un paquete sustancia de cambios, incluyendo el cambio de Tratado, que debe acordarse antes de que haya un referéndum británico", ha explicado el primer ministro británico en rueda de prensa al término de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno.

"Es el acuerdo sobre un cambio de Tratado el que debe lograrse. Pero nunca iba a ocurrir que los 27 otros parlamentos aprobaran el cambio de Tratado antes del referéndum", ha dicho Cameron, que ha sostenido que este procedimiento se ha seguido en casos anteriores como el de Irlanda.

El primer ministro británico ha admitido que las negociaciones requerirán "tenacidad y paciencia" y que "no todas las cuestiones se resolverán fácilmente". "No todo el mundo respalda todos los puntos que Reino Unido está pidiendo", ha apuntado. No obstante, se ha mostrado convencido de que logrará un "paquete sustancial de reformas" que le permitan defender que Londres siga en la UE.

En su primera ronda de contactos con los líderes europeos, Cameron se ha encontrado con una respuesta tibia a sus planes. Todos los Estados miembros están de acuerdo en que Londres debe seguir formando parte de la UE, pero muchos países cuestionan algunas de las propuestas del primer ministro británico, en particular la de limitar el acceso a los beneficios sociales a los ciudadanos comunitarios que van a vivir a Reino Unido.

Tampoco hay apetito entre los líderes europeos por una nueva reforma de los Tratados, que Cameron ve imprescindible para consagrar los cambios que reclama, en particular dejar claro que Reino Unido no aspira a "una Unión cada vez más estrecha".

Londres pide además a sus socios que los parlamentos nacionales puedan unirse para vetar o modificar iniciativas legislativas de la Comisión; garantías para que Reino Unido no quede minorizado sistemáticamente en las votaciones por los países de la eurozona; y más medidas para aumentar la competitividad de la economía de la UE, con la firma de tratados comerciales como el que se negocia con Estados Unidos o la reducción de la burocracia.

Si logra las concesiones que reclama, Cameron ha anunciado que defenderá la permanencia de Reino Unido en la UE para el referéndum, que podría adelantarse a 2016 pero sólo si logra cerrar a tiempo un acuerdo con el resto de líderes europeos.

Para leer más