Publicado 08/02/2021 15:15CET

Chad denuncia una "rebelión" tras las protestas contra la candidatura del presidente a un sexto mandato

El presidente de Chad, Idris Déby, durante la cumbre de la Unión Africana
El presidente de Chad, Idris Déby, durante la cumbre de la Unión Africana - PRESIDENCIA DE CHAD - Archivo

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Chad han denunciado este lunes una "rebelión" tras la detención de más de una decena de personas durante las protestas registradas en la capital, Yamena, a raíz de la nominación del presidente, Idriss Déby, a un sexto mandato al frente del país.

El portavoz de la Policía, Paul Manga, ha destacado que los catorce detenidos son sospechosos de atentado contra el orden público, atentado contra la integridad de los agentes y destrucción de bienes públicos, antes de resaltar que algunas de las protestas fueron "violentas".

"Los daños son enormes. Hay cinco vehículos de la Policía dañados, cuatro agentes heridos, uno de ellos en el hospital", ha dicho. "La responsabilidad de estos actos de vandalismo incumbe a los organizadores de estas marchas prohibidas. Estos actos constituyen una rebelión", ha apuntado.

Asimismo, el fiscal Adam Mahamat Zene ha indicado que los detenidos violaron la orden de las autoridades prohibiendo la marcha y ha indicado que "se trata de una rebelión, de vandalismo, de resistencia a las fuerzas del orden".

"Una vez los cargos sean presentados contra estas personas, la ley será aplicada con todo su rigor", ha manifestado, en medio de los llamamientos de la oposición y diversas organizaciones civiles a favor de su liberación, según ha informado el portal chadiano de noticias Al Wihda.

Déby aceptó el sábado la nominación de su partido, el Movimiento Patriótico de Salvación, para presentarse a un sexto mandato en un país que ha gobernado desde 1990. "Es después de una profunda introspección que he decidido responder favorablemente a este llamamiento", declaró.

La oposición se desvinculó oficialmente de las protestas, debido a que el Gobierno había prohibido cualquier tipo de protesta política tras el esperado anuncio de la candidatura del mandatario.

Déby alcanzó el poder por las armas en 1990, con el apoyo de Francia, para derrocar al dictador Hissène Habré, y fue elegido presidente en los primeros comicios pluralistas en 1996 con un 69 por ciento de los votos en la segunda vuelta.

Desde entonces, siempre ha sido elegido en la primera vuelta, a pesar de haber sido acusado en numerosas ocasiones por la oposición de perpetrar fraude electoral. El presidente es considerado como un actor instrumental en el tablero político africano, aliado crucial en la lucha contra los yihadistas en el Sahel.

Déby tiene un firme aliado en Francia, la expotencia colonial, que en 2008 y 2019 utilizó la fuerza militar para ayudar a derrotar a los rebeldes que intentaron derrocarlo. En respuesta, Déby apoyó la intervención francesa en el norte de Malí en 2013 para repeler a los yihadistas y en 2015 lanzó una ofensiva regional en Camerún, Nigeria y Níger contra los yihadistas de Boko Haram.

Para leer más