Actualizado 21/05/2007 12:55 CET

China.- Expulsan del Partido Comunista al presidente de la Fórmula 1 de Shanghai por corrupto

BEIJING, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El máximo responsable del Gran Premio de Shanghai de Fórmula 1 ha sido destituido de su cargo y expulsado del Partido Comunista de China, al igual que otros tres cargos de la ciudad, en el penúltimo capítulo del escándalo por la malversación de los fondos de pensiones de la metrópoli, que ya le costó puesto el pasado verano al máximo dirigente de la ciudad.

En esta ocasión han rodado las cabezas de Yu Zhifei, antiguo empleado público y actualmente gerente del Circuito Internacional de Shanghai, así como de Yin Guoyuan (responsable local de Vivienda), Chen Chaoxian (antiguo director de distrito), Ling Baoheng, (ex director del departamento supervisor local de acciones estatales). Todos los casos serán llevados a juicio, según informa hoy la prensa nacional.

Yu desempeñó un papel fundamental en la creación del Circuito Internacional de Shanghai, diseñado por el arquitecto alemán Hermann Tilke y ubicado en un antiguo pantano al oeste de la ciudad. Hasta la fecha se han celebrado ya tres ediciones del Gran Premio en el costoso circuito (valorado en unos 240 millones de dólares), que le ha servido a Shanghai para atraer la atención mundial.

De acuerdo con la agencia oficial Xinhua, Yu utilizó su cargo como presidente del Club de Fútbol Shenhua de Shanghai para malversar fondos del equipo y de una empresa extranjera afiliada a éste. El dinero lo utilizó, según Xinhua, para saldar deudas personales y adquirir una casa.

Amigo personal de Chen Liangyu, máximo responsable del Partido Comunista en Shanghai hasta su destitución en verano pasado, Yu formaba parte del grupo de afines al ex presidente Jiang Zemin, que tenía en la capital económica china su principal fuerza, y desobedeció en más de una ocasión las órdenes de Beijing, que rechazan la inversión en grandes proyectos económicos y recomiendan un ritmo de crecimiento más controlado.

Según algunos, la campaña de limpieza en Shanghai está dirigida personalmente por el actual presidente chino, Hu Jintao, que de esta manera desea neutralizar a sus opositores de cara al próximo congreso del partido en otoño.