El CICR hace un llamamiento a las partes del conflicto afgano para proteger a los civiles

Publicado 12/08/2019 12:27:50CET
Un hombre con muleta pasea frente a un gimnasio destruido en Afganistán
Un hombre con muleta pasea frente a un gimnasio destruido en AfganistánREUTERS / MOHAMMAD ISMAIL

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) alerta sobre la intensidad de la violencia en Afganistán y las consecuencias que tiene sobre la población civil, pese a las conversaciones de paz en curso, y hace un llamamiento a las partes del conflicto para que realicen mayores esfuerzos en evitar nuevas muertes y lesiones entre los civiles afganos.

Los bombardeos aéreos y otros ataques provocan la muerte de personas que nunca han participado de este conflicto. Casas, hospitales, escuelas y mercados se ven afectados también, limitando el acceso de la población a productos y servicios básicos. El jefe de la delegación del CICR en Afganistán, Juan-Pedro Schaerer, ha declarado que "se presta muy poca atención al sufrimiento de los civiles". "Deben ser protegidos y respetados en todo momento", ha añadido.

El CICR ha informado de que la cantidad de ataques contra profesionales sanitarios e instalaciones médicas es "desmesurada", con 59 incidentes en la primera mitad de 2019. "Atacar a un solo médico o enfermero socava la asistencia de salud vital para todas las personas, esto debe cesar", ha afirmado Schaerer.

Otro factor de preocupación para la organización es la situación de los presos de uno y otro bando. Las personas privadas de la libertad, dice el informe del CICR sobre la situación, deben tener acceso a asistencia sanitaria y otros elementos como agua potable y artículos de higiene. Además, tienen derecho a la comunicación con sus familiares.

La asistencia humanitaria es cada vez más necesaria en Afganistán, pero la frágil situación de la seguridad pone en peligro el acceso de las personas afectadas a los recursos enviados por el CICR. Este año se ha registrado un notable aumento en el número de incidentes que afectaron a trabajadores humanitarios. Por esta razón, el CICR se vio obligado en abril a suspender algunos de los servicios que ofrecían, como la asistencia a heridos en lugares de difícil acceso o el traslado de los restos humanos del campo de batalla a los familiares de los fallecidos.

El CICR tiene la determinación de seguir ofreciendo ayuda en el país, pero necesitan más garantías de acceso sin trabas para poder suministrar la asistencia humanitaria. El Derecho Internacional dicta que las partes de un conflicto siempre deben permitir y facilitar el paso de la ayuda humanitaria, ya que se considera una actividad de naturaleza imparcial.

"Incluso mientras continúan las conversaciones entre los diversos actores, todas las partes en el conflicto deben esforzarse más para proteger a la población civil, los bienes civiles, el personal médico y las instalaciones médicas", ha declarado Schaerer. "Las medidas adoptadas actualmente para resguardar a la población civil y la infraestructura civil no son suficientes".

Contador

Para leer más