El CNA se impone en las legislativas de Sudáfrica por primera vez con menos del 60 por ciento de votos

Sudáfrica.- El CNA se impone en las legislativas de Sudáfrica por primera vez con menos del 60 por ciento de votos
REUTERS / SIPHIWE SIBEKO
Publicado 11/05/2019 14:37:27CET

JOHANNESBURGO, 11 May. (EUROPA PRESS) -

El gobernante Congreso Nacional Africano (CNA) ha ganado las elecciones legislativas del pasado 8 de mayo con un 57,5 por ciento de apoyo, lo que supone una mayoría absoluta en el Parlamento. Sin embargo, este porcentaje se sitúa por debajo del 60 por ciento por primera vez desde el fin del régimen racista del Apartheid, en 1994.

"Los sudafricanos han consolidado sus logros en libertad. Los sudafricanos han aprovechado la ocasión y han demostrado que nuestra democracia está madurando. Los ciudadanos han depositado su confianza en el CNA para que lleve a la gente a una vida mejor", ha afirmado la vicesecretaria general del CNA, Jessie Duarte.

La portavoz ha reconocido que "es necesario corregir errores y avanzar rápidamente en la lucha contra la corrupción". Además, Duarte ha prometido mejoras en los servicios públicos, nuevas infraestructuras y creación de empleo. "El partido está contento con los resultados en Norte del Cabo, donde la oposición dijo que había ganado", ha remachado.

El segundo partido en votos ha sido la Alianza Democrática (AD), que ha obtenido el 20,77 por ciento de los sufragios, y los Luchadores por la Libertad Económica (LLE), con un 10,78 por ciento.

El CNA se ha impuesto en ocho de las nueve provincias del país. La provincia restante, Cabo Occidental, parece haber recaído a favor de la oposición.

La oposición contempla ya denunciar ante la Comisión Nacional Electoral al entender que podría haber un caso de votación fraudulenta, en relación a la veintena de detenidos que pasaron el jueves a disposición policial acusados de votar varias veces.

El CNA, liderado por el presidente del país, Cyril Ramaphosa, ha visto dañada su imagen por los numerosos escándalos de corrupción que sacudieron a su predecesor, Jacob Zuma, y otros altos cargos, así como por el empeoramiento de la economía del país.

El partido ya sufrió un importante varapalo en las municipales de 2016, donde recabó únicamente el 54 por ciento de los votos y perdió el control de la capital, Pretoria, y de Johannesburgo.

El propio Ramaphosa reconoció antes de depositar su voto que el país ha sido escenario de una "corrupción rampante" y admitió "errores", al tiempo que expresó sus "disculpas" por los mismos. "Pedimos a nuestro pueblo que vuelva a invertir su confianza en nosotros", recalcó.

Contador

Para leer más