Actualizado 21/08/2007 23:20 CET

Colombia.- La madre de Ingrid Betancourt, esperanzada por la disposición de Hugo Chávez a conversar con las FARC

CARACAS, 21 Ago. (EP/AP) -

La madre de la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, Yolanda Pulecio, afirmó hoy que tiene la esperanza de que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pueda ayudar a negociar la libertad de su hija.

Pulecio declaró a The Associated Press que la reunión que ayer tuvieron ella y familiares de otros rehenes con Chávez les dio muchas esperanzas ya que el presidente venezolano se ofreció como intermediario para ayudar a que se logre un acuerdo humanitario entre el gobierno del presidente colombiano, Álvaro Uribe, y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Francia ha hecho todo lo inimaginable, pero el presidente (Chávez) tiene un liderazgo en América Latina", dijo Pulecio a AP. "Es muy importante para muchas personas que nos apoyan que fuercen un poquito las cosas frente al presidente Uribe y la guerrilla".

Betancourt, de nacionalidad franco-colombiana, fue secuestrada el 23 de febrero de 2002. La última vez que las FARC ofrecieron pruebas de que estaba con vida fue en 2003, aunque un John Frank Pinchao, un policía secuestrado que se fugó recientemente, dijo haberla visto no hace mucho.

En su encuentro con una quincena de familiares de los rehenes, Chávez ofreció "toda la ayuda" que estuviera en su mano para negociar un posible intercambio de secuestrados por 118 guerrilleros presos en Venezuela.

El gobernante expresó que es optimista y que está dispuesto a conversar directamente con el líder de las FARC, Manuel Marulanda, alias 'Tirofijo', en el lugar que ellos elijan. Chávez también planea reunirse con Uribe el próximo 31 de agosto en Colombia.

"Quiero por lo menos sentirme optimista porque no quiero perder nunca la fe", dijo la afligida madre mientras que ella y otros familiares de los cautivos visitaban lugares históricos en Caracas, como la casa natal del libertador Simón Bolívar.

Asimismo Pulecio indicó que espera que la mediación de Chávez se una a los esfuerzos que realizan, Francia, Suiza, España y la Iglesia Católica.

"Estamos todos unidos a ver si al fin logramos que se dialogue y que sea a través del diálogo por lo que liberen a nuestros seres queridos", expresó. "Que no sea a base de los operativos militares y de la violencia", añadió.

Chávez señaló el lunes que extendería la mano a las FARC con el propósito de que "podamos ir oyendo posiciones".

También ofreció el territorio venezolano como posible ubicación para desarrollar las negociaciones y, como gesto de buena voluntad, anunció que perdonaría a algunos de los 27 colombianos que cumplen condena en Venezuela por su participación en 2004 en un supuesto complot que incluía su asesinato.

Mientras los rebeldes de las FARC declaran su afinidad ideológica con Chávez, el jefe de Estado ha negado repetidamente cualquier vínculo con el grupo rebelde y ha insistido en mantenerse al margen del conflicto interno de Colombia. Por otra parte, se reunió con la senadora colombiana Piedad Córdoba, quien recientemente recibió permiso del presidente Uribe para actuar como facilitadora ante los guerrilleros en busca de un acuerdo humanitario.

Entre los familiares de secuestrados que ayer se entrevistaron con el gobernante venezolano, figuraba el profesor Gustavo Moncayo, quien realizó una caminata de 46 días a través de Colombia, para presionar por la liberación de un hijo suyo, un policía secuestrado por las FARC, hace ya diez años.