Actualizado 22/01/2021 09:24 CET

La comunidad internacional aplaude la aprobación del mecanismo de selección del Gobierno provisional

Abierto el proceso de entrega de candidaturas a primer ministro y al Consejo Soberano

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Los gobiernos de Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Estados Unidos han aplaudido, a través de un comunicado conjunto, la aprobación por parte del Foro de Diálogo Político Libio (LPDF, por sus siglas en inglés) del mecanismo de selección del nuevo gobierno provisional hasta las elecciones del 24 de diciembre de 2021.

En el escrito destacan que esta aprobación se trata de "un paso importante hacia la unidad de Libia", mientras que "afirma las claras demandas del pueblo libio de que es hora de cambiar el 'statu quo'".

Para continuar con el proceso, animan a todas las partes a actuar "urgentemente y de buena fe" para finalizar la adopción de un gobierno "unificado e inclusivo" a través del LPDF, que contará con su "pleno apoyo".

El miércoles, con el apoyo de 51 de los 72 miembros del foro que participaron en la votación, se aprobó la propuesta presentada tras meses de negociaciones.

El LPDF es una herramienta con la que las administraciones enfrentadas de Libia esperan poner fin a una guerra civil que dura ya cerca de siete años. La negociación aglutina a representantes del espectro político y la sociedad civil, entre ellos el llamado grupo 5+5 que comprende a miembros de las autoridades reconocidas por la comunidad internacional en Trípoli y a las fuerzas del este del país.

Los cinco países firmantes del comunicado han destacado, un año después de la Conferencia de Berlín en la que se acordó acabar con la injerencia en el conflicto libio, el papel "fundamental" de la comunidad internacional en apoyo de una solución política en Libia.

También han recordado los compromisos adoptados en esta cumbre y la necesidad de cumplirlos, en particular, "seguir apoyando el alto el fuego, restablecer el pleno respeto del embargo de armas de la ONU y poner fin a la tóxica injerencia extranjera que socava las aspiraciones de los libios para restablecer su soberanía y elegir su futuro".

Por otra parte, han mostrado su "satisfacción" con la confirmación de Jan Kubis como nuevo enviado especial de Naciones Unidas para Libia, así como los nombramientos de Raisedon Zenenga como coordinador de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) y de Georgette Gagnon como coordinadora residente y coordinadora humanitaria para Libia.

En este sentido, extendido su apoyo "pleno" en sus "importantes funciones", mientras que han agradecido a Stephanie Williams, la representante especial de la ONU interina en el país, por su "continuo y firme liderazgo".

PROCESO DE ELECCIÓN

La UNSMIL ha anunciado además que, tras los resultados de las últimas conversaciones en el seno del LPDF, ha quedado abierto el periodo de una semana para la presentación de candidaturas para los cargos de primer ministro y para ser uno de los tres integrantes del nuevo Consejo Presidencial, lo que podrá hacerse hasta el 28 de enero.

Asimismo, ha publicado la "guía técnica" sobre los requisitos de envío de los formularios, "según los criterios de elegibilidad adoptados por el LPDF", que fueron pactados a mediados de noviembre en el marco de una serie de reuniones en Túnez.

La UNSMIL ha resaltado además que "se cretará un comité de verificación integrado por tres miembros del LPDF para verificar las candidaturas enviadas, en línea con los requisitos relevantes, y recopilar las listas finales de candidato al Consejo Presidencial por cada una de las tres regiones y para el cargo de primer ministro.

"Tras el fin del periodo de nominación, la UNSMIL convocará al LPDF en Suiza para el proceso de votación entre el 1 y el 5 de febrero", ha confirmado, al tiempo que ha expresado su "gratitud y agradecimiento" a Berna por aceptar ser sede de esta reunión.

Los contactos entre las partes se han intensificado desde que el Gobierno de unidad, reconocido internacionalmente y respaldado militarmente por Turquía, rechazara la ofensiva lanzada en abril de 2019 por Haftar, que cuenta con el respaldo de Egipto, Rusia y Emiratos Árabes Unidos (EAU), contra la capital, Trípoli.

Libia vive sumida en el caos desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011. El conflicto actual enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, con sede en Trípoli, con el establecido en la ciudad de Tobruk, en el este, y sustentado por el general Jalifa Haftar.

La duplicidad institucional en Libia se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.