Publicado 21/04/2015 20:55:16 +02:00CET

La condena del expresidente egipcio Mursi, una "parodia de la justicia"

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

La organización de defensa de los Derechos Humanos Amnistía Internacional (AI) ha considerado este martes que la sentencia de 20 años de cárcel contra el expresidente egipcio Mohamed Mursi es una "parodia de la justicia" y ha pedido que reciba un juicio justo según los estándares internacionales o sea liberado.

"Este veredicto rompe cualquier ilusión de independencia e imparcialidad del sistema de justicia penal de Egipto", ha lamentado la subdirectora de AI para Oriente Próximo y el norte de África, Hassiba Hadj Sahraoui, en un comunicado. "Cualquier muestra de juicio justo se echó a perder desde el principio por una serie de irregularidades en el proceso y por su detención arbitraria y con privación de comunicaciones", ha añadido.

Sahraoui ha manifestado que "se debe invalidar su condena y las autoridades han de ordenar un nuevo juicio completo en un tribunal civil o liberarlo". "Condenar a Mohamed Mursi pese a las carencias fundamentales del proceso legal, así como lo que parecen, en el mejor de los casos, pruebas poco sólidas, anula completamente este veredicto", ha asegurado.

La organización ha considerado que la sentencia demuestra "una vez más" que el sistema egipcio de justicia penal "parece ser totalmente incapaz de conceder juicios justos a miembros o simpatizantes de la administración del expresidente y de Hermanos Musulmanes".

Según AI, Mursi y algunos de sus colaboradores fueron detenidos en condiciones equivalentes a las de una desaparición forzosa e interrogados sin la presencia de abogados. La organización también ha asegurado que las autoridades impidieron que varios miembros de la defensa del expresidente asistieran a la primera vista del juicio y que la Fiscalía sólo investigó la violencia generada por los seguidores de Mursi, ignorando la que provocaron sus oponentes.

El expresidente ha sido condenado este martes junto con otros doce miembros de los Hermanos Musulmanes por violencia, secuestro y tortura vinculadas con la muerte de manifestantes durante las protestas de diciembre de 2012, casi tres años después de convertirse en el primer presidente elegido libremente en Egipto. Han sido absueltos de las acusaciones de asesinato, que habrían conllevado la pena de muerte. Un abogado de algunos de los acusados ha adelantado que recurrirán la sentencia.

Para leer más