Actualizado 21/05/2007 20:02 CET

Congo.- UNICEF denuncia un aumento del tráfico de niños desde varios países hacia la República del Congo

NUEVA YORK, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Cientos de niños de viarios países del oeste del continente africano han sido víctimas del tráfico de personas con destino a la República del Congo desde, según denunció el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

La mayoría de los niños --muchos de ellos de tan solo nueve años-- llegan a Pointe-Noire, la segunda mayor ciudad del Congo, desde Benin. Otros países de procedencia de los menores son Malí, Guinea, Senegal, Togo y Camerún. Según UNICEF, algunos compatriotas les prometen trabajo y dinero cuando vuelvan a su país.

"Los niños son entregados a 'tutores' a cambio de una cierta cantidad de dinero con la promesa de un trabajo o aprendizaje. Algunos de los niños son analfabetos, mientras que otros tuvieron algún tipo de escolarización", explicó una de las autoras del informe de UNICEF, Constance Mafoukila, a la agencia de noticias de la ONU, IRIN.

La mayoría de los niños en la capital congoleña, Brazzaville, proceden de la República Democrática del Congo (RDC), desde donde son llevados por intermediarios que les prometen un visado a Europa o a Sudáfrica. En realidad, son usados como mano de obra barata, mientras que las niñas mayores de 12 años son obligadas a prostituirse.

Según Mafoukila, los niños son víctimas de explotación, en la que se incluyen abusos sexuales, y se les niega la educación. Para la elaboración del informe, se realizó también un sondeo en noviembre de 2006.

"La mayoría de ellos proceden de fuera, especialmente de Africa occidental, donde el tráfico de niños está mucho más extendido que en el Congo", señaló. "No es sólo una tradición que se practica todavía. En el Congo este comercio todavía no está extendido, pero se está haciendo más popular, especialmente en Brazzaville y Pointe-Noire", agregó.

En 2005, el Gobierno congoleño informó de que más de 2.500 'niños de la calle', nacionales y extranjeros, vivían en las dos ciudades más importantes del país, expuestos al alcoholismo, el abuso de drogas y la pornografía.

"Estos niños viven en condiciones difíciles. A veces trabajan 15 ó 16 horas al día. La mayoría de ellos sufren maltratos físicos y psicológicos. No pueden dormir y no tienen alimentos y con frecuencia son golpeados y heridos", asegura el informe de UNICEF.

Muchas personas procedentes de países de Africa occidental se han instalado en Pointe-Noire, donde la mayoría trabaja como pescadores, y se han establecido en campamentos residenciales junto a las playas. Además, tienen tiendas, donde muchos niños extranjeros son empleados, según organizaciones no gubernamentales.

UNICEF señala que, aunque el fenómeno es difícil de medir, los niños de Benin parecen ser los que más expuestos están ante este tráfico. Se cree que hay 1.800 menores benineses. Por lo que respecta a la RDC, la Policía calcula que unos 80 niños cruzan la frontera cada día.

El representante de la ONU en Congo, Koen Vanormelingen, instó a la movilización social contra el tráfico de menores y el trabajo infantil. "Cuidar de los niños y crear redes de comunicación internacionales entre Gobiernos también son tareas centrales para combatir este problema", consideró.