Actualizado 14/01/2021 20:59 CET

Conte intenta ganar tiempo tras el desplante público de Renzi

Giuseppe Conte
Giuseppe Conte - Roberto Monaldo/LaPresse via ZUM / DPA

El primer ministro aplaza cualquier decisión mientras los socios de Gobierno buscan evitar las elecciones a toda costa

Se reúne con Mattarella para abordar la situación y garantiza una "clarificación política" en el Parlamento

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, no parece dispuesto por ahora a hacerse a un lado y a llevar al país a un nuevo escenario de incertidumbre y, aunque su entorno coincide en señalar que nunca ha estado tan enfadado, prefiere por ahora aguantar como sea posible para terminar de tramitar en el Parlamento cuestiones urgentes relativas a la pandemia y la reactivación económica.

Italia se vuelve a asomar al abismo de la mano del líder de Italia Viva, Matteo Renzi, que el miércoles compareció ante los medios para anunciar lo que ya era un secreto a voces, que no quería seguir formando parte del Gobierno compartido con el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el Partido Democrático (PD).

La salida de sus dos ministras es el resultado más palpable de la retirada de un apoyo que amenaza con ser catastrófico si se traslada al Parlamento, donde el ex primer ministro es clave para que el actual gabinete conserve la mayoría. Las opciones de un tercer Gobierno de Conte, de una administración tecnócrata y de la convocatoria de elecciones anticipadas están sobre la mesa.

Conte se enteró de la decisión final de Renzi a través de un correo electrónico, minutos antes de que su otrora socio compareciese públicamente a las 18.00 horas, según fuentes citadas por Adnkronos. Tanto esta agencia como otros medios, entre ellos 'La Repubblica', coinciden en que el enfado del primer ministro es palpable, sin precedentes incluso.

"Lamentablemente, Italia Viva ha asumido la grave responsabilidad de abrir una crisis de Gobierno", habría dicho el mandatario a su equipo el miércoles por la noche. "Les pido una última prueba. Hagamos todo lo que los italianos necesiten para responder a la grave crisis sanitaria y económica", señaló.

Conte parece tener claro que no quiere reconciliarse con Renzi, que no escatimó críticas en su su dura comparecencia, donde llegó a comparar la política italiana con un "'reality show'" y lamentó la falta de respuesta que han tenido sus propuestas en el seno del Ejecutivo. El último pulso ha llegado a cuenta de los fondos del plan de recuperación europeo.

Conte cree que Renzi le quiere "políticamente muerto" --apuntan a 'Il Corriere della Sera'--, pero por el momento se niega a tirar la toalla. La tarea más urgente pasa por cubrir los puestos que deja vacantes Italia Viva, los ministerios de Agricultura y Familia, que podría asumir el propio Conte de forma interina para salir del paso, y no se descarta que la semana que viene pida la confianza de los legisladores.

"Por el bien del país", cree que lo mejor es dejar pasar un tiempo, con el primer objetivo de sacar adelante una serie de iniciativas en el Parlamento y pulsar el estado actual de las relaciones entre los socios del ya extinto tripartito y la posibilidad de obtener apoyos externos. El M5S y el PD han reafirmado en las últimas horas su lealtad a Conte.

El primer ministro se vio el miércoles con el presidente de Italia, Sergio Mattarella. A este último corresponde en última instancia ejercer de "árbitro" de la crisis, como resaltó el propio Renzi, y tantear a los distintos partidos para comprobar cuál es el verdadero escenario político de Italia y si se pueden evitar nuevas elecciones en plena pandemia.

Conte y Mattarella han vuelto a reunirse este jueves para abordar la situación política y, según un comunicado emitido por el Quirinal, el primer ministro ha garantizado una "clarificación política" en el Parlamento italiano, que ha tildado de "indispensable".

"El primer ministro ha explicado al presidente la situación política (...) y representó el deseo de promover la indispensable clarificación política en el Parlamento mediante comunicaciones a realizar ante las Cámaras", reza el texto, que ha agregado que Mattrella "ha tomado nota" de las "intenciones" de Conte.

ESCENARIO ELECTORAL

Renzi ha reconocido que no quiere elecciones, al igual que también se han opuesto el M5S y el PD, sabedores de que una nueva cita con las urnas puede dar un vuelco al actual panorama en Italia. El líder de la Liga, Matteo Salvini, ya las ha pedido, consciente también de que él puede ser el principal beneficiado de estos posibles comicios.

La Liga concluyó 2020 con una intención de voto del 23,5 por ciento, como favorita en caso de elecciones pese a haber cedido algo de terreno, según un sondeo publicado por 'Il Corriere della Sera'. El centro-derecha se situaría como el bloque más votado gracias al respaldo que también obtendrían Hermanos de Italia (16 por ciento) y Forza Italia (9,3 por ciento).

El PD figura en segunda posición en intención de voto, con un 20,2 por ciento, mientras que en tercer lugar aparece el M5S, que lograría el 16 por ciento de los sufragios. Italia Viva, por su parte, ronda el 3 por ciento de los votos, según la citada encuesta.

Contador

Para leer más