Corea.- La CE enviará 2 millones en ayuda de emergencia para los afectados por las inundaciones en Corea del Norte

Actualizado 28/08/2007 19:19:42 CET

BRUSELAS, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea destinará una ayuda de emergencia por valor de dos millones de euros para asistir a alrededor 500.000 personas víctimas de las inundaciones que afectaron a Corea del Norte durante las semanas pasadas, a las que se asistirá durante un periodo de seis meses.

Según informó hoy en un comunicado, esta ayuda tratará de suplir las necesidades más urgentes de esta población, en concreto medicinas esenciales y equipamientos médicos básicos, así como agua potable, alimentos, infraestructuras sanitarias y toldos, mantas y artículos básicos para la casa.

La ayuda forma parte del presupuesto de la Oficina Europea de Ayuda Humanitaria (ECHO) y será distribuida entre las organizaciones que están sobre el terreno. Se suma al llamamiento que lanzó hoy la ONU para destinar 14 millones de dólares de ayuda a Corea del Norte.

El comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, afirmó que "las informaciones de nuestra oficina en Corea del Norte y de otras organizaciones de ayuda humanitaria han confirmado la situación desastrosa a la que se enfrentan cientos de miles de norcoreanos". Por este motivo, la Comisión destinará dos millones más, que completan a los 100.000 euros que se enviaron para clorar el agua y de 250.000 en medicinas que se distribuyeron inmediatamente después de las inundaciones.

La Comisión recordó que la República Popular Democrática de Corea ha sufrido durante este mes de agosto las mayores lluvias de los últimos 40 años que han dejado inundaciones en seis regiones del país y han provocado "un daño sin precedentes y destrucción" en las infraestructuras públicas, incluidas de sanidad.

Según las estimaciones de Bruselas, decenas de miles de personas se han quedado sin casa, porque las lluvias las destruyeron o quedaron sumergidas en el agua. Asimismo, el deterioro de la situación de higiene, la falta de agua potable y de servicios médicos básicos hace que aumente el riesgo de diarreas, malaria y otras enfermedades.