Actualizado 31/05/2007 20:06 CET

Corea.-Pyongyang condiciona el cierre de su principal reactor nuclear a la liberación de sus fondos bancarios congelados

SEÚL, 31 May. (EP/AP) -

Kim Myong Gil, un destacado diplomático norcoreano integrado en la misión diplomática del país ante la ONU, condicionó hoy el cierre del principal reactor nuclear de Corea del Norte --el de Yongbyon-- a la liberación de los fondos bancarios congelados en el Banco Delta Asia de Macao, por valor de 25.000 millones de dólares (casi 19 millones de euros) y nunca, dijo, antes de que se solucione la disputa de los fondos.

"Desde el principio, nuestra posición ha sido consistente", insistió el norcoreano a Associated Press en una entrevista telefónica. "No hay ninguna otra opción", aseguró, a pesar de que el régimen de Kim Jong Il se comprometiera a cerrar Yongbyon el pasado febrero para mediados de abril en el marco de un acuerdo alcanzado fruto de las negociaciones a seis bandas entre representantes de Estados Unidos, Rusia, China, Japón y las dos Coreas, a cambio de recibir Corea del Norte suministro de crudo, ayuda humanitaria y garantías de seguridad.

Sin embargo, Pyongyang se muestra reacio a cerrar su reactor nuclear principal antes de que se liberen los fondos bancarios, bloqueados a petición de Estados Unidos por considerar que los mismos eran procedentes del blanqueo de dinero y de la falsificación de dólares, lo que a su vez retrasó la implementación del acuerdo alcanzado, a pesar de que éstos ya han sido descongelados oficialmente.

La transferencia de estos fondos, actualmente en el Banco Delta Asia de Macao, se ha visto retrasada después de que ningún banco extranjero esté dispuesto a facilitar el traspaso de capitales.

Por su parte, el subsecretario de Estado y representante norteamericano en las negociaciones a seis bandas, Christopher Hill, instó desde Beijing a los norcoreanos a empezar a cerrar las instalaciones de la central, incluso antes de comenzar a recibir los fondos.

"Más que esperar a que nosotros hagamos algo, (los norcoreanos) deberían empezar a cumplir con sus propias obligaciones", subrayó Hill al término de su reunión con su homólogo chino, Wu Dawei. "No hay ningún motivo para que el reactor siga operando en la actualidad", agregó el norteamericano.