Crónica Francia.- Sarkozy y Royal cierran sus campañas presidenciales en una competición sin sorpresas

Actualizado 04/05/2007 23:04:10 CET

PARÍS, 4 May. (Del corresponsal de EUROPA PRESS, Salvador Martínez) -

Los candidatos a la jefatura del Estado galo hicieron campaña hasta el último día. Tanto Nicolas Sarkozy, aspirante de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), como Ségolène Royal, aspirante del Partido Socialista (PS), protagonizaron en la jornada de hoy intervenciones ante los medios de comunicación y desplazamientos a diferentes lugares del territorio francés.

Sin embargo, la publicación de cuatro sondeos que confirman la ventaja de hasta cuatro puntos y medio de Sarkozy sobre Royal restan credibilidad al escenario deseado por la socialista y por el que su candidatura dé la sorpresa este domingo, día en que tendrá lugar la segunda vuelta de los comicios.

Trabajadores del cuartel general de campaña del aspirante de la UMP a la jefatura del Estado galo aseguraron esta tarde a Europa Press que su candidato "mañana estará tranquilo" y que, como en la tarde de hoy, no protagonizará ninguna acción pública.

De este modo, Sarkozy finalizó su campaña presidencial este medio día sin sobresaltos, mostrando el carácter que ha venido presentando a los electores desde que comenzó la campaña de la segunda votación y, muy especialmente, desde que se recrudecieran los ataques de su rival, Ségolène Royal.

En su desplazamiento hoy a la meseta de Glières, situada el departamento francés de Alta Saboya, en la región Ródano-Alpes, donde murieron 149 resistentes en marzo de 1944 al protagonizar una de las batallas que han marcado la historia de Francia bajo la ocupación nazi, Sarkozy habló del que presentó como el tema de su campaña.

"En esta campaña en la que he querido hablar de Francia, quiero terminar por ahí donde comencé, en la meseta de Glières", dijo a la prensa haciendo referencia al lugar que visitó hoy, "símbolo de la historia de República francesa", antes de constatar la presente estrategia de su rival socialista.

ATAQUES A ROYAL

Sobre Royal, el aspirante de la UMP dijo que, en su campaña, la candidata "termina en la violencia" y "en una forma de febrilidad". Él, al contrario, terminó su intervención de hoy ante la prensa que le acompañó en su desplazamiento hablado de "respeto" y de "sosiego".

La llamada a la calma de Sarkozy en los momentos finales de la campaña presidencial pretenden contrarrestar el efecto de las múltiples afirmaciones de responsables de la candidatura de Royal consistentes en alertar de los efectos perversos de una Presidencia de la República en manos del candidato de la UMP.

Así, Royal, en su último día de campaña presidencial insistió en su estrategia consistente en minar el despejado camino hacia el Elíseo que los institutos de opinión presentan a Sarkozy.

En la jornada de hoy se hicieron públicos hasta un total de cuatro sondeos que preveían una clara victoria del aspirante de la UMP en la votación de este domingo. Según las encuestas, Sarkozy podría obtener, como mucho, un 54,5 por ciento de los votos y como mínimo, un 53 por ciento; dos porcentajes que representan una holgada victoria.

SARKOZY, "UNA AMENAZA PARA LA DEMOCRACIA"

Es en este contexto en el que Royal, que protagonizó en la jornada de hoy un acto público en la localidad de Rosporden, en el departamento de Finisterre, situado en la región de Bretaña, afirmó hoy que una Presidencia que no esté dirigida por ella será una "amenaza para la democracia francesa".

Royal, tras haber constatado el "desprecio" de Sarkozy cuando éste habló en esta campaña presidencial del debate que ella protagonizó con el presidente y candidato del partido centrista Unión por la Democracia Francesa (UDF) -- quien obtuvo en la primera vuelta de la elección presidencial casi siete millones de votos --, declaró hoy que "para mañana, la República estará en dificultades" y "la democracia, de hecho, amenazada".

La aspirante socialista a la jefatura del Estado galo fue más allá, afirmando que "el candidato de la derecha es un peligro para la unidad de la República, para la paz social y para los servicios públicos" y por eso quiso recordar a los presentes en el acto que protagonizó que "vosotros vais a decidir el futuro de Francia" y no Sarkozy, descrito por Royal como "el candidato de la MEDEF y del CAC 40", en alusión a la organización patronal gala y al índice bursátil francés.

SERENIDAD DE SARKOZY, ROYAL ADAPTA EL DISCURSO DE BAYROU

La serenidad mostrada por Sarkozy en la meseta de Glières y las alertas por el peligro que corre la República si el aspirante de la UMP accede al Elíseo enunciadas por Royal en Rosporden se identifican con las dos estrategias que han adoptado los candidatos en los momentos finales de la campaña presidencial.

La de Sarkozy, es la estrategia de quien difícilmente puede perder la cabeza de la carrera hacia el Elíseo, por eso aún se decía "concentrado" en su campaña e incapaz de pensar "en la victoria" o en "la derrota", según afirmó en declaraciones a la radio gala 'Europe 1'.

Sin embargo la estrategia de Royal tiene más que ver con la del aspirante a la presidencia de la República, François Bayrou, el político "con opciones" en los comicios presidenciales que más crítico ha sido con Sarkozy.

El interés de Royal en adoptar este 'modus operandi' reside en que ésta es la mejor manera para llamar la atención de los siete millones de electores centristas. De este modo, Royal ya apuntó hoy en la radio francesa 'RTL' que, "cuando se da el enfrentamiento entre bloques, Francia no gana", dijo en alusión al enfrentamiento entre la UMP y el PS francés que el aspirante de la UDF no dejó de criticar en su campaña presidencial.

La mejor prueba de la adopción de esta estrategia es que el mensaje de Ségolène Royal en la víspera de la segunda vuelta de la elección presidencial, la candidata dice a los franceses: "el papel de una presidenta de la República en la Francia de hoy es hacer trabajar a la gente unida, salir del enfrentamiento bloque contra bloque; yo ampliaré mi mayoría presidencial".