Actualizado 12/06/2007 21:38 CET

Crónica Francia.- Entre la UMP de Sarkozy y los socialistas, el centrista Bayrou elige la "independencia"

La UMP hace un "gesto" a Bayrou y los socialistas lamentan que el líder centrista no dé una consigna de voto

PARÍS, 12 Jun. (Del corresponsal de EUROPA PRESS, Salvador Martínez) -

François Bayrou, líder del Movimiento Demócrata (MoDem), decidió hoy no dar una consigna de voto a los casi dos millones de electores que en la primera vuelta de las legislativas eligieron a su nueva formación centrista. Rechazando las manos que le tendieron en la jornada de ayer los socialistas y los conservadores del partido del presidente Nicolas Sarkozy, la UMP, Bayrou prometió "estar en la independencia".

François Bayrou declaró en la radio francesa RTL que se encuentra en un momento político "clave porque queremos hacer el futuro", en alusión a todos los miembros del MoDem que presentaron sus candidaturas a la primera vuelta de las elecciones legislativas.

Tras la alocución de Bayrou, esta mañana quedó claro que en ese futuro no habrá alianzas con la Unión por un Movimiento Popular (UMP) del presidente Sarkozy ni con el PS. "Somos independientes, el Movimiento Demócrata ha elegido una vía difícil que es la vía de su independencia".

Por esa razón, pese al mensaje que dejó en su contestador Ségolène Royal, la que fuera aspirante a la Presidencia de la República, el llamamiento en favor del "voto pluralista" de François Hollande y a la "mano tendida" de la UMP, Bayrou dejó claro que "no hay necesidad de negociaciones con el Partido Socialista (PS)" ni "con la UMP".

Bayrou fue más allá en la explicación de su respuesta a los ofrecimientos de socialistas y conservadores para afrontar conjuntamente la segunda vuelta de las elecciones legislativas de este domingo cuando aseguró que "no, no he llamado a Ségolène Royal, no por falta de respeto sino para evitar toda ambigüedad".

"Si hubiera llamado a Ségolène Royal, habría habido comunicación sobre" una posible alianza "y se habría creído que yo comenzaba un proceso destinado a un encuentro entre el Partido Socialista y el Movimiento Demócrata", explicó.

"Dicho de otro modo" -- continuó -- "habría alimentado la acusación falsa e injusta de quienes dicen desde la mayoría presidencial: 'son de izquierdas'. Del mismo modo que en la izquierda, habría un cierto número de gente que dirían: 'son de derechas'". Para evitar malentendidos, Bayrou fue claro: "no daré consignas de voto". "No quiero entrar en ese tipo de mecanismo", añadió.

LA UMP DEDICA UN GESTO A 'BAYROU'

Simultáneamente a las explicaciones del momento "fundador", según el término de Bayrou, en el que se encuentra el MoDem, en el plató de televisión de France 2, el presidente delegado de la UMP, Jean-Claude Gaudin, aseguró que el partido pidió a Jean-Pierre Mariné que no se enfrentara a Bayrou en la segunda vuelta de las elecciones legislativas.

Se trata de "un gesto, no hay ni discusión, ni compromiso, ni negociación, es un gesto que la UMP quiere hacer a François Bayrou", según explicó Gaudin en qué se tradujo "la mano" que tendió hoy la mayoría presidencial al líder centrista.

Jean Pierre Mariné, aspirante de la UMP a las elecciones legislativas en la segunda circunscripción del departamento vascofrancés de los Pirineos Atlánticos, que obtuvo el 25,92% de los votos en la primera vuelta de las legislativas, quedando a 12 puntos porcentuales de diferencia de Bayrou, aceptó de buen grado la noticia.

"Respeto la disciplina del partido y acepto retirar mi candidatura", declaró Mariné, quien dejó que la competición por la segunda vuelta en la circunscripción por la que se presentó como candidato la protagonicen, una socialista, Marie-Pierre Cabanne, y el líder del MoDem.

EL PS LAMENTA LA DECISIÓN DE BAYROU

Que Bayrou eligiera mantenerse "independiente", sin vincularse a ningún partido y no dando una consigna de voto, fue algo que lamentaron los socialistas. Deseosos de minimizar una derrota en la primera vuelta de las legislativas que podría llevarles a obtener únicamente 107 de los 577 diputados de la Cámara Baja, según los estudios de opinión del instituto CSA, los socialistas dijeron "lamentar" la decisión de Bayrou a través de su portavoz, Julian Dray.

"Lo lamento porque creo que debe haber coherencia", aseguró Dray a la radio France-Info. No obstante, el portavoz del PS lanzó al líder centrista que "si François Bayrou, desea, como nosotros, que haya un contrapeso democrático en la Asamblea Nacional" que "ejerza una vigilancia democrática, hacen falta diputados de izquierda" en la cámara baja.

Dray, como vienen haciendo los socialistas tras la primera vuelta de los comicios que configurarán la Asamblea Nacional, retomó la crítica de Bayrou frente a una "mayoría desequilibrada" en manos de la UMP: "nosotros deseamos que, en estas elecciones, el pluralismo pueda expresarse y que todas las fuerzas políticas cuenten con escaños en la Asamblea Nacional".

SARKOZY RESPONDE A LAS CRÍTICAS

Por su parte, el jefe de Estado, que guarda las distancias respecto de la campaña electoral pero que participa muy activamente en la actualidad política del país, reaccionó a los comentarios de socialistas y centristas que alertan sobre el "peligro" de una mayoría excesiva de la UMP en la cámara baja.

En un desplazamiento a Valdeblore, en el departamento del sudeste francés de los Alpes Marítimos, Sarkozy calificó de "extraña" la idea según la cual "la democracia está en entredicho cuando los franceses no votan a la izquierda" porque "cuando hubo las elecciones regionales en 2004 y la izquierda se impuso en 20 de las 22 regiones, nadie dijo que la democracia estaba en entredicho".

A su modo de ver, "hay que respetar la votación de los franceses", a quienes deseó que "sigan movilizados hasta el próximo domingo".