Actualizado 16/01/2007 20:45 CET

Crónica Irak.- Casi 35.000 civiles murieron en Irak en 2006 como consecuencia del conflicto, según un informe de la ONU

La cifra continúa aumentando y hoy se registraron más 90 muertos por todo el país en varios atentados terroristas BAGDAD, 16 Ene. (EP/AP) -

Cerca de 35.000 civiles murieron en Irak a lo largo de 2006 como consecuencia del conflicto, según informó hoy la Misión de Naciones Unidas, lo que incrementa considerablemente los datos aportados previamente por el Gobierno iraquí. Mientras tanto, nuevos atentados terroristas se cobraron hoy la vida de al menos 109 personas en distintos puntos del país, siendo el más importante el registrado en los alrededores de una de las universidades de la capital, donde murieron 65 personas.

Según el jefe de la Misión de Asistencia a Irak de la ONU, Gianni Magazzeni, el año pasado murieron 34.452 civiles y resultaron heridos 36.685. Anteriormente, el Gobierno iraquí había informado de 12.357 muertos.

Preguntado por las diferencias entre ambas cifras, Magazzeni explicó que la ONU obtuvo sus datos del Ministerio de Sanidad, de los hospitales de todo el país y de otros organismos. "Si no hay avances significativos hacia el Estado de derecho, la violencia sectaria continuará indefinidamente y posiblemente aumente la falta de control", declaró.

Con las cifras ofrecidas por la ONU, la media de muertos al día alcanza los 94. Hoy esta media se cumplió con al menos 95 muertes registradas a lo largo del territorio iraquí.

El Ministerio de Salud iraquí se negó a comentar los resultados de este informe. Previamente, el Ejecutivo del primer ministro Nuri Al Maliki ya ha calificado los informes de la ONU de "exagerados e imprecisos".

El estudio de la ONU revela además que 30.842 personas resultaron detenidas en el país a fecha de 31 de diciembre de 2006, incluidos 14.534 en centros de detención gestionados por la fuerzas encabezada por Estados Unidos.

Mientras tanto, los atentados y la violencia sectaria continúa su expansión por el país. En el peor de los ataques, registrado en las inmediaciones de una universidad en Bagdad, la Policía confirmó que fueron 65 los muertos causados por la explosión de dos furgonetas, mientras que los heridos registrados ascendieron hasta 138.

Las explosiones se produjeron al tiempo que los estudiantes de la universidad Al Mustansriya salían de las clases para regresar a sus casas, en una zona predominantemente chií. Varios vehículos más quedaron destruidos por la fuerza de la explosión y la metralla. Según la Policía, la mayoría de heridos son estudiantes.

La forma en que se produjeron las explosiones no está clara por el momento. Mientras algunos agentes aseguraron que la explosión se produjo en dos minibuses que esperaban a los estudiantes a la salida de las clases, otros culparon a un coche bomba.

Unos 45 minutos después de que se produjeran las explosiones, hombres armados en otra furgoneta y en dos motos abrieron fuego en el principal mercado del vecindario chií en el este de Bagdad, informó la Policía, causando al menos 11 muertos y cinco heridos.

AL MALIKI CULPA A 'SADAMISTAS'

Por su parte, el primer ministro iraquí vinculó los sangrientos atentados contra la universidad con la ejecución ayer de dos colaboradores del ex presidente iraquí Sadam Husein.

Asimismo, el político chií dijo que su Gobierno hará todo lo posible para proteger las instituciones educativas. En un comunicado emitido horas después de las explosiones, Al Maliki prometió castigar a los responsables.

El primer ministro acusó a "terroristas y 'sadamistas'" de los atentados y dijo que eran obra de aquellos que buscan venganza por la ejecución ayer del hermanastro y ex jefe de la Inteligencia, Barzan Ibrahim, y el ex magistrado jefe del Tribunal Revolucionario, Awad Hamed al Bandar.

"En el momento en el que los restos del régimen muerto recibían un revés que enterraba todos sus falsos sueños para siempre, cuando el pueblo iraquí volvía una página negra de injusticia y dictadura dando un castigo justo para criminales y asesinos en serie, un grupo desesperado de terroristas y sadamistas atentan contra un centro educativo", lamentó Al Maliki en su comunicado.

"Perpetraron un feo crimen contra la Humanidad atentando contra estudiantes inocentes en la Universidad Al Mustansiriya", añadió. "Al tiempo que condenamos este crimen, afirmamos que sus autores no escaparán al castigo de la mano de la justicia que les perseguirá y les encontrará no importa lo que se tarde", concluyó.

OTROS ATENTADOS

No fue este el único acto violento registrado hoy. En otro ataque, al menos 13 personas murieron y 74 resultaron heridas hoy tras la explosión, con sólo cinco minutos de intervalo, de dos bombas en una plaza de mercado del centro de Bagdad, según informó la Policía.

La primera bomba estaba conectada a una motocicleta. Cuando los curiosos se acercaron a ver las consecuencias de la explosión, un hombre cometió un atentado suicida con coche bomba en medio de la multitud. Entre los muertos figuran al menos tres agentes de Policía, según las autoridades.

Las explosiones se produjeron en las proximidades de un importante barrio chií de la capital, pero el mercado se encuentra también cerca del santuario del Jeque al Gailani, uno de los más importantes templos suníes de Bagdad.

También en el centro de Bagdad, cuatro personas murieron y otras diez resultaron heridas como consecuencia de la explosión de una bomba al paso de una patrulla de la Policía en el distrito de Karradah, una zona predominantemente chií, según informó la Policía.

Tres agentes y un civil murieron a causa de la explosión, que se produjo a las 10:15 horas (8:15, hora peninsular española), cerca de una plaza de este distrito comercial, según informaron las autoridades policiales. Entre los diez heridos figuran tres agentes, añadieron.

Por otra parte, dos personas murieron hoy --entre ellas un empleado de una comisión anticorrupción-- por los disparos de un grupo de hombres armados en Mosul, a 360 kilómetros al noroeste de Bagdad, según la Policía.