Crónica Irán/Irak.- EEUU ataca los lazos del tráfico de armas entre Irán e Irak como primer paso de su nueva estrategia

Actualizado 14/01/2007 20:18:28 CET

MADRID, 14 Ene. (EP/AP) -

La detención el pasado jueves de cinco funcionarios iraníes, presuntamente vinculados a la Guardia Revolucionaria en el consulado de la ciudad iraquí de Irbil a manos del Ejército estadounidense es para muchos el inicio de la nueva estrategia de Estados Unidos en la región, anunciada el pasado miércoles por el presidente Bush en un discurso a la nación y que ha levantado las primeras protestas por parte del Gobierno de Teherán, en el punto de mira internacional por su programa nuclear.

La nueva estrategia de guerra de Bush busca aislar a Irán y Siria, a quienes Estados Unidos ha acusado de alentar los ataques en Irak. El presidente sostiene además que Irán y Siria no han implementado suficientes medidas para impedir que los terroristas ingresen ilegalmente a Irak, a través de sus fronteras.

La Casa Blanca dijo el domingo que los iraníes están respaldando a la insurgencia en Irak y que Estados Unidos tiene la autoridad para perseguirlos porque "ponen en riesgo a nuestra gente, y vamos a necesitar ocuparnos de lo que los iraníes están haciendo dentro de Irak", manifestó el consejero de seguridad nacional, Stephen Hadley.

Los operativos que el presidente George W. Bush aprobó en instalaciones iraníes en Irak son "parte de los esfuerzos para enfrentar las agresiones de Teherán", manifestó la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, el sábado durante una visita a Jerusalén.

"Sabemos que hay extremistas que se trasladan desde Siria a Irak. Sabemos también que Irán está suministrando elementos a Irak y que están atacando a los iraquíes y a nuestras fuerzas", dijo Hadley. "Lo que el presidente ha dejado muy en claro es que estas actividades que se realizan en Irak son inaceptables. Ponen en riesgo a nuestra gente. Dijo muy claramente que tomaremos medidas", expresó Hadley.

El Gobierno iraní negó que los cinco detenidos estuvieran involucrados con actividades de financiamiento y suministro de armas a la insurgencia iraquí, y dijo que deberían ser liberados.

Hadley aseveró que si los iraníes en Irak "están haciendo cosas que ponen en riesgo a nuestra gente, obviamente tenemos la autoridad para perseguirlos y proteger a nuestra gente".

El funcionario evitó responder a una pregunta sobre si las fuerzas estadounidenses se desplazarían por la frontera para buscar a los iraníes que están ayudando a los insurgentes iraquíes, y dijo que la prioridad "es lo que está sucediendo dentro de Irak. Allí es donde vamos a ocuparnos de este problema".

QUEJA IRANÍ

El portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Mohammad Alí Hosseini, emplazó hoy a Estados Unidos a liberar a sus cinco nacionales detenidos por soldados estadounidenses en la ciudad iraquí de Irbil, y criticó "la hostilidad y conflicto hacia los (países) vecinos de Irak" por parte de Estados Unidos.

"Estados Unidos debería liberar a las cinco personas e impedir posibles actos similares, así como compensar los daños", subrayó, tras rechazar que los iraníes detenidos tuvieran nada que ver con la financiación y equipación armamentística de grupos insurgentes en Irak, al tiempo que subrayó que Teherán investigará el ataque contra la oficina consular a través de la ONU, informa la agencia iraní IRNA.

"Su trabajo era básicamente consular, oficial y en el marco de las regulaciones", explicó, rechazando así lo expresado hoy por el Ejército estadounidense, en un comunicado, información que tachó de "incorrecta" e "hipérbole" para intentar "justificar sus propios actos".

Hosseini explicó que la oficina de representación en Irbil, creada en 1992, fue constituida para facilitar la visita de empresarios kurdos y pacientes médicos a Irán. "Ambos países han acordado elevarlo a rango de oficina consular", incidió.

"Estados Unidos también pretende dañar las relaciones amistosas y de hermandad entre Irán e Irak", denunció, algo que subrayó no logrará debido a que "las naciones iraní e iraquí gozan de vínculos históricos", incidió.

En este sentido, subrayó que tales prácticas por parte de Estados Unidos "están dirigidas a echarle la culpa a una tercera parte". "Las autoridades estadounidenses no tienen intención de aceptar su fracaso en Irak", añadió.

"Rice debería saber que ninguna formación tomará acción contra Irán en la región", incidiendo en que "los Estados regionales no sacrificarán sus buenas relaciones con Irán por las políticas incorrectas y belicistas de Estados Unidos".

Por su parte, la propia secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, subrayó ayer la autorización de la redada y detención por parte del presidente estadounidense, George W. Bush, por su presunta relación con acciones violentas perpetradas en Irak.

El Ejército estadounidense explicó hoy en un comunicado que "los resultados preliminares han revelado la conexión de cinco (iraníes) detenidos con la Guardia Revolucionaria iraní-Fuerza Qods, una organización conocida por conceder financiación, armas, tecnología para artefactos explosivos improvisados y formación a grupos extremistas que intentan desestabilizar al Gobierno de Irak y atacar a las fuerzas de coalición" y subraya que el Ejército estadounidense "continuará desmantelando el apoyo logístico (brindado) a los extremistas desde el exterior de Irak".

Por otra parte, Hosseini constató que las "actividades nucleares pacíficas continúan en la planta de Natanz", donde se lleva a cabo el enriquecimiento de uranio, motivo por el que la comunidad internacional impuso, a través del Consejo de Seguridad de la ONU, sanciones contra Irán a finales de año.