Crónica O.Próximo.- Hamás e Israel acuerdan un alto el fuego en Gaza aunque mantienen ciertas diferencias

Actualizado 18/06/2008 22:35:54 CET

Los grupos palestinos temen que el Ejército israelí incumpla el pacto, e Israel insiste en que se libere al soldado Gilad Shalit

JERUSALÉN, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La tregua de seis meses alcanzada en la Franja de Gaza por Hamás e Israel con mediación egipcia comienza con mensajes de apoyo por ambas partes, pero también con dudas acerca de su cumplimiento. El líder de Hamás en el exilio, Jaled Meshaal, dijo que Hamás respetará la tregua siempre y cuando los israelíes no violen el acuerdo, aunque no sólo desde el lado palestino se lanzaron advertencias, ya que el primer ministro israelí, Ehud Olmert, señaló que la liberación del soldado Gilad Shalit es un elemento inseparable del acuerdo de alto el fuego.

Aunque el pacto, que se aplicará en la práctica a partir de mañana a primera hora, fue anunciado ayer por Egipto y Hamás, Israel esperó hasta hoy para confirmarlo. El jefe del departamento político-militar del Ministerio de Defensa, el general retirado Amos Gilad, regresó anoche a Israel tras reunirse con las autoridades egipcias, ante las que ratificó su aprobación del alto el fuego.

Egipto y Hamás anunciaron ayer la consecución del acuerdo, pero Israel no lo confirmó hasta hoy. Según la Radio del Ejército, tanto Olmert como el ministro de Defensa, Ehud Barak, y la ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, han dado su aprobación. Al parecer, el pacto fue posible después de que varios diplomáticos egipcios comunicasen a Gilad que Hamás había aceptado las exigencias de Israel.

Sin embargo, Gilad señaló que "no es un acuerdo de paz, es un entendimiento cuya base es la eficacia de las actividades militares llevadas a cabo hasta la fecha, y la intención es ponerles fin". En todo caso, Israel ha advertido de que seguirá preparando una posible acción militar de envergadura en la Franja de Gaza por si fracasa la tregua.

Por su parte, Hamás aseguró que respetará la tregua siempre y cuando los israelíes no violen el acuerdo. En una entrevista concedida a la agencia Reuters, Meshaal consideró que este pacto supondrá un alivio para Israel si realmente demuestra su compromiso. Pero advirtió de que, en caso contrario, Hamás tampoco respetará la tregua, la cual --reconoció-- también "sería buena para el millón y medio de palestinos que han sufrido a causa del bloqueo israelí".

Meshaal aseguró que "las facciones de resistencia (palestinas) no están en una situación débil, si no en una posición fuerte". "Defendemos una causa y no seremos derrotadas por ninguna agresión o invasión" señaló.

Este aviso también fue pronunciado por el primer ministro 'de facto' en la Franja de Gaza, Ismail Haniyeh, quien indicó que, si Tel Aviv "viola el acuerdo, los palestinos tendrán derecho a defenderse". Al mismo tiempo, añadió que el Gobierno egipcio está trabajando para que el alto el fuego se extienda a Cisjordania.

FIN DEL BLOQUEO

El portavoz del Gobierno israelí, Mark Regev, avanzó que, "si los enfrentamientos cesan el jueves, según lo previsto, Israel relajará el bloqueo de Gaza la próxima semana".

Por otro lado, Regev expresó el deseo del Gobierno israelí de que mañana comience "una nueva realidad" en la que los ciudadanos del sur de Israel dejen de ser el objetivo de los cohetes disparados por los milicianos palestinos. "Israel está dando una oportunidad seria a esta iniciativa egipcia y queremos que salga bien", añadió.

También Haniyeh explicó que, en el marco del acuerdo, "la agresión israelí terminará, los pasos (fronterizos) serán reabiertos, el bloqueo terminará también y las facciones palestinas están comprometidas". A su juicio, este alto el fuego significa "ofrecer seguridad, conseguir intereses y reducir el sufrimiento de los palestinos al tiempo que se garantiza consuelo a los israelíes si se comprometen" a cumplirlo.

LIBERACIÓN DE SHALIT

El primer ministro israelí advirtió de que la liberación del soldado israelí Gilad Shalit, secuestrado por milicianos vinculados a Hamás en junio de 2006, es un elemento inseparable del acuerdo de alto el fuego. Olmert hizo hincapié en que no ha negociado y no negociará de forma directa con terroristas y reiteró que la liberación de Shalit debe ser prioritaria en la agenda del acuerdo.

Pero el líder de Hamás aseveró que el alto el fuego no incluye la liberación del joven soldado. "Hay más de 11.600 palestinos detenidos; entre ellos hay mujeres, niños, ministros y diputados, 1.000 están enfermos y en torno a la mitad no han sido procesados", aseguró Meshaal, quien añadió que Israel ha tratado de incluir la liberación del soldado en el pacto.

"Rechazamos esta propuesta y en la oferta final realizada por Egipto se señala que las dos cuestiones (la tregua y la liberación del soldado) no están vinculadas", señaló. "La liberación de Shalit está unida al intercambio de prisioneros (...) mientras que la tregua supone un alto el fuego, el levantamiento del bloqueo y la apertura de las fronteras", detalló.

Así, reiteró que Shalit no obtendrá su libertad mientras Israel no acepte la lista de presos que Hamás quiere que salgan de las cárceles israelíes, aunque el Estado hebreo había asegurado que no abriría las fronteras hasta que se liberase al soldado.

REACCIÓN DE LOS GRUPOS PALESTINOS

Los distintos grupos palestinos que actúen en la Franja han acogido el acuerdo alcanzado ayer con una cierta desconfianza. Así, el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) expresó sus reservas respecto a las condiciones del pacto. Uno de sus miembros, Saleh Nasser, consideró que las "soluciones parciales" no contribuirán al éxito del alto el fuego y opinó que su puesta en marcha se verá dificultada por el hecho de que se aplique antes de la apertura de las fronteras de Gaza y de que excluya a Cisjordania.

Por su parte, las Brigadas Al-Quds, brazo armado de Yihad Islámica, señaló que se comprometerá a respetar el alto el fuego pero matizó que responderá si Israel lo incumple; una actitud compartida por el brazo armado de los Comités de Resistencia Popular.

SITUACIÓN EN EL TERRENO

El pacto firmado por Hamás e Israel exige el cese de los ataques por parte de las milicias palestinas y de las operaciones militares israelíes. Tres días después, Israel flexibilizará las condiciones del bloqueo y abrirá los pasos fronterizos para permitir la entrada de ayuda humanitaria. Si el alto el fuego se mantiene, el Estado hebreo seguirá reduciendo las restricciones para el paso de las mercancías a través de los puestos de control.

Aunque está por ver cómo evolucionará la situación, en las horas previas a la confirmación del acuerdo, al menos 24 cohetes palestinos cayeron sobre el este de la región israelí de Negev, y hoy mismo cayó un cohete Qassam sobre una vivienda de Sderot. Sin embargo, nadie resultó herido por los ataques, que sí causaron ciertos daños materiales.

De momento, la noticia del pacto ha sido celebrada por la Comisión Europea por considerar que impulsará un clima "más favorable" para el desarrollo de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos.