Actualizado 23/03/2007 20:05 CET

Crónica RDC.-Kinshasa continúa en tensión mientras Bemba permanece en la Embajada sudafricana para evitar su arresto

Por el momento se han registrado 12 víctimas mortales por los enfrentamientos, aunque la cifra podría ser mucho mayor

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La situación continúa estando muy tensa en la capital de la República Democrática del Congo (RDC), Kinshasa, donde ayer se enfrentaron a tiros las fuerzas del ex vicepresidente y antiguo 'señor de la guerra' Jean Pierre Bemba, y las tropas del Ejército gubernamental. Esta mañana, el fiscal general lanzó una orden de arresto contra Bemba, que sigue refugiado en la Embajada sudafricana. Mientras, continúa sin establecerse un balance de víctimas mortales.

Según algunas fuentes, al menos 12 personas han muerto en los enfrentamientos y otras 27 han resultado heridas, según el último balance no oficial. Según explicó el director de la morgue del Hospital General de Kinshasa, Toussaint Itali, un total de doce cuerpos con heridas de bala han sido entregados a la morgue central.

Mientras, el cirujano jefe del hospital, Tombe Diabeno, explicó que están atendiendo a 27 heridos, la mayoría de ellos mujeres. En concreto, se ha tenido que amputar los pies a tres mujeres debido a la gravedad de sus heridas. Estas cifras son provisionales.

Los combates estallaron ayer en respuesta a la negativa de los soldados leales a la guardia del ex vicepresidente Bemba --antiguo jefe guerrillero del Movimiento de Liberación del Congo (MLC)-- a integrarse en las filas del Ejército regular tal y como lo había ordenado el Estado Mayor.

Por su parte, el jefe de Estado Mayor del Ejército, el teniente coronel Kisempia Sungilanga, exigió a los "rebeldes", refiriéndose a las milicias y guardias de Bemba que se rindan bien al mando del Ejército o bien a la MONUC en un mensaje difundido esta tarde en las radios, según la agencia Misna.

Sungilanga lamentó la "pérdida de vidas humanas", sin dar una cifra de víctimas, al tiempo que prometió "sanciones" contra los responsables de los enfrentamientos, así como contra todos aquellos que incitaron a los militares a enfrentarse. Indicó que la situación está en "vías de normalización" y garantizó que los habitantes de Kinshasa podrían dedicarse desde mañana a sus ocupaciones normales.

Por su parte, el embajador español en Kinshasa, Miguel Fernández-Palacios, indicó hoy a Europa Press que la situación "se está tranquilizando" y que sólo persisten algunos "focos de resistencia" tras los intensos enfrentamientos de ayer, en los que también se vio alcanzada la legación diplomática española, que tuvo que evacuar las oficinas de la Embajada cuando fueron alcanzadas por un proyectil.

Según explicó, los cerca de 170 españoles que residen en Kinshasa, un 88% de ellos monjas, se encuentran bien y "todo está controlado". Tras pasar la noche "en colchonetas", el personal de la Embajada fue evacuado por la MONUC a una de sus bases logísticas a las afueras de la capital. Previamente, un portavoz de la Misión de la ONU en la RDC (MONUC) había explicado a Europa Press que el lugar donde han sido trasladados los españoles es "más seguro".

94 MILICIANOS SE RINDEN

Mientras tanto el portavoz de la MONUC, Mario Zamorano, confirmó esta tarde a Europa Press que 94 integrantes de las milicias del ex vicepresidente Bemba se han entregado en la sede de la misión en Kinshasa y permanecen allí recluidos junto a sus familias.

Asimismo Zamorano confirmó que la situación "no ha empeorado" aunque tampoco ha quedado resuelta y se escuchan "ráfagas de disparos esporádicas" en las calles.

En este sentido, Zamorano informó de que Sudáfrica ya ha anunciado en envío de un ministro que ejercerá de mediador en el conflicto entre las tropas del Gobierno y las milicias de Bemba. Además señaló que la MONUC ya ha contactado con el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, en Nueva York, a quien se ha puesto al tanto de la situación y con quien se "han intercambiado ideas" para la posible resolución del conflicto.

La MONUC, resaltó, "rechaza el uso de la fuerza para resolver un conflicto que podría y debía haberse solucionado a través del diálogo". Asimismo, lamentó la "pérdida de vidas, los daños a las propiedades, los saqueos" y el caos en general que ha vivido en las últimas 24 horas en Kinshasa.

Bemba, por su parte, ha sido acusado por el Gobierno del presidente Joseph Kabila de traidor y continua refugiado en la Embajada sudafricana. En una entrevista a la BBC aseguró que "no se rendiría", tras alegar que es él quien ha sido "atacado", por lo que no entendía la pertinencia de tener que presentarse ante la Justicia, después de que el fiscal general de RDC, Tsaimanga Mutenga, emitiera una orden de arresto contra Bemba por cometer una infracción de la ley alentando a salir a la calle a sus milicias y ordenando saqueos, por lo que tachó su acción de "alta traición". "Lo perseguiremos dondequiera que se encuentre", aseguró el fiscal general.

Además, el ex vicepresidente de la RDC y antiguo 'señor de la guerra' Azarias Ruberwa, cuyas fuerzas, al igual que las del senador Jean Pierre Bemba, se han negado a integrarse en el Ejército nacional, se encuentra refugiado en una misión diplomática, según informó a la agencia misionera MISNA el viceministro de Asuntos Exteriores de Sudáfrica, Aziz Pahad.

REACCION DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

La Presidencia de la UE, que ejerce este semestre Alemania, lanzó "un llamamiento urgente" a todas las partes implicadas en los enfrentamientos violentos para que "suspendan inmediatamente los combates y se abstengan de toda acción susceptible de provocar una continuación de la escalada" de violencia.

En un comunicado en nombre de los 27 países de la UE, Alemania se dijo "extremadamente preocupada por la explosión de la violencia" que ayer estalló en distintos barrios de la capital congoleña. Además de la petición para que se detenga la violencia, afirmó que "la población civil no debe continuar sufriendo".

Por su parte, el comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, condenó los episodios de violencia y reclamó a las partes enfrentadas que "demuestren un máximo de contención y que respeten los compromisos asumidos en el orden democrático".

En un comunicado, dio cuenta de las conversaciones que ha mantenido con el presidente congoleño, Joseph Kabila, y con el líder de la oposición, Jean-Pierre Bemba, así con el representante de la ONU para la RDC, William Swing, "para contribuir a una solución pacífica del conflicto".

Por su parte, el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y la Seguridad Común, Javier Solana, aseguró que sigue "con preocupación" la evolución de la situación en la capital congoleña y ha pedido a las partes solucionar sus diferencias a través del diálogo.

"Sigo con mucha preocupación los enfrentamientos violentos que se están produciendo en Kinshasa. Pido a las partes congoleñas la máxima contención. Todos deben evitar, cueste lo que cueste, posibles excesos que puedan afectar la población civil", advierte Solana en un comunicado.