Crónica Sudán (Añadida).- La ONU consigue el respaldo de Chad a la conferencia de paz para Darfur

Actualizado 07/09/2007 21:04:52 CET

El motivo principal de la visita de Ban a Chad es la negociación del establecimiento de una fuerza de 3.000 hombres de la UE

NDJAMENA, 7 Sep. (EP/AP) -

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, consiguió hoy que Chad respalde la celebración de una conferencia de paz para la convulsa región sudanesa de Darfur, donde desde 2003 más de 200.000 personas han fallecido por la violencia, y otros dos millones han tenido que huir de sus hogares, muchos de ellos al vecino Chad, que finalmente podría acoger un encuentro de los rebeldes de Darfur previo a dicha conferencia.

Al término de su reunión con el mandatario de la ONU, el presidente chadiano, Idriss Deby, reconoció a los periodistas que trató con Ban la conferencia de paz, así como la posibilidad de que Chad acoja un encuentro preliminar con representantes de los rebeles de Darfur, antes de que se celebre la conferencia como tal, cuyo comienzo está previsto para el próximo 27 de octubre en Libia.

Por su parte, Ban calificó su encuentro con Deby de "muy fructífero". "Estoy muy confiado por el amplio apoyo del presidente Deby a la conferencia de paz de Darfur y por los esfuerzos que Chad está realizando para que esta conferencia sea un éxito", algo muy positivo, teniendo en cuenta que Chad "es uno de los actores regionales importantes en relación a la situación en Darfur", según el secretario general de la ONU.

Más de 200.000 personas han muerto y dos millones y medio más se han visto desplazadas desde que en 2003 estalló un conflicto armado entre los rebeles africanos en Darfur y la mayoría árabe gubernamental. Al Ejecutivo de Jartum se le acusa de alentar los enfrentamientos apoyando a la milicia árabe 'Janjaweed', algo que rechaza.

Miles de personas se han refugiados en los países vecinos de Sudán, principalmente Chad y República Centroafricana. La violencia se ha extendido también a estos países, ya que rebeldes de Sudán han sembrado en terror en éstos países fronterizos, mientras que las propias milicias chadianas aprovechan el conflicto en Darfur para derribar al Gobierno de Deby.

"Hablamos de un auténtico derrame de la crisis de Darfur en Chad", aseguró el jefe de la misión humanitaria de la ONU en Chad, Kingsley Amaning, para quien la "inestabilidad en Darfur ha proporcionado un escondite para toda clase de grupos armados".

26.000 EFECTIVOS ONU-UA

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó recientemente el envío de una fuerza conjunta integrada por 26.000 efectivos de la ONU y la Unión Africana, cuyos 7.000 soldados desplegados desde 2003 en Darfur quedarían integrados en el mismo contingente que deberá estar desplegado antes del 31 de diciembre.

Asimismo, se ha propuesto que un contingente de 3.000 efectivos de la Unión Europea bajo mandato de la ONU proteja a los refugiados sudaneses y otros civiles en las zonas afectadas por la violencia en Chad y República Centroafricana. Se espera que Francia contribuya con soldados al grueso de la misión, Bélgica también ha comprometido entre 80 y 100 efectivos, mientras que otros países, entre ellos Suecia y Reino Unido, han respaldado la misión, pero todavía no han anunciado si enviarán tropas propias.

Esta fuerza de 3.000 soldados complementaría al contingente de 26.000 efectivos en misión de interposición de paz de Naciones Unidas y de la Unión Africana. Sudán prometió ayer "facilitar su despliegue a tiempo", después de que el presidente sudanés, Omar el Bashir, se negara durante años a aceptar que cascos azules de la ONU entrarán en suelo sudanés.

El contingente de la Unión Europea tendría el mandato de proteger a los refugiados, desplazados internamente y civiles en riesgo en el este de Chad y en el noreste de República Centroafricana, las regiones afectadas por el conflicto en Darfur, así como facilitar el suministro y distribución de la ayuda humanitaria.

Ban subrayó que uno de los principales propósitos de su visita a Chad, donde sólo permanecerá una jornada, era abordar en profundidad la creación de esta fuerza de la Unión Europea y auspiciada por la ONU.

El presidente Deby rechazó una oferta inicial para desplegar una fuerza de la ONU, compuesta por 10.900 efectivos, para patrullar la frontera entre Chad y Darfur, proteger a 238.000 refugiados sudaneses alojados en una decena de campamentos en el este de Chad, así como a otros 180.000 refugiados chadianos desplazados por la violencia (frente a los 50.000 desplazados internos que registraba Chad hace sólo un año).

Ban aprovechó su visita para reunirse hoy con representantes de las agencias humanitarias en Chad. En una rueda de prensa separada, el representante del Comité Internacional de la Cruz Roja en Chad, Thomas Merkelbach, explicó y subrayó que el contingente de la UE "debe actuar y ser percibido como (una fuerza) neutral" y desde ésta perspectiva, dijo, la colaboración de Francia "puede ser un problema", debido a que París ha brindado su apoyo militar a Deby contra los rebeldes de su país, activos en la región fronteriza con Sudán.

Ban hizo escala en Chad, después de visitar durante cuatro días Sudán, donde aprovechó para acercarse a un campamento de refugiados en Darfur. Este fin de semana, Ban visitará Libia, país que acogerá las negociaciones en el marco de la conferencia de paz.

Libia también cuenta con su propia historia de injerencia y desestabilización en sus países vecinos, después de haber apoyado a varios grupos rebeles, incluidos algunos radicados en Chad, aunque es cierto que, en años recientes, ha permanecido como actor más neutral y ha albergado varias reuniones de grupos rebeles de Darfur con vistas a impulsar un proceso de paz en la región.

LIBIA ACOGERÁ LA CONFERENCIA DE PAZ

Ban reconoció hoy que "Libia ha estado jugando un papel bastante constructivo" en reunir a los grupos rebeles, algunos escindidos el uno del otro, y explicó que fue elegido para acoger la conferencia entre una serie de países candidatos después de intensas negociaciones y consultas entre la ONU y la Unión Africana con todos los candidatos propuestos.

La nueva ronda de negociaciones prevista para finales de octubre sigue a la conferencia que ONU y Unión Africana impulsaron en la ciudad tanzana de Arusha con el objeto de unificar la postura y las demandas de los distintos grupos rebeles, a fin de que hablaran con una sola voz en las negociaciones. Dicho encuentro tuvo lugar a principios de agosto, y en él se abordaron cuestiones como el reparto del poder y cómo compartir la riqueza del país, temas de seguridad, tierras y cuestiones humanitarias.

No obstante, el encuentro de Arusha estuvo marcado por la ausencia de uno de los principales líderes rebeldes, Abdel Wahid Nur, quien ya ha anunciado que no se desplazará tampoco a Libia para asistir a las negociaciones. "Si siente algo de responsabilidad política en el futuro de Sudán, debería participar", aseguró hoy Ban en referencia a Nur, ya que ése, dijo, "es el papel de un líder".

La última ronda de negociaciones de paz para Darfur se coronó con un Acuerdo de Paz de Darfur, suscrito en la capital nigeriana, Abuja, en mayo de 2006, aunque sólo uno de los grupos rebeles de Darfur, de una multitud de escisiones, se sumó al acuerdo, rechazado por las facciones de Nur y Jalil Ibrahim, actual líder del grupo guerrillero Movimiento Justicia e Igualdad de Darfur.