Actualizado 31/05/2007 16:01 CET

Crónica Terrorismo.- Mañana entra en vigor la Convención sobre la Prevención del Terrorismo del Consejo de Europa

Incluye por primera vez los delitos de incitación, reclutamiento y entrenamiento, y defiende la protección de las víctimas de terrorismo

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Mañana entra en vigor la Convención sobre la Prevención del Terrorismo elaborada por el Consejo de Europa y a la que están llamados a sumarse todos los países que lo deseen. La principal novedad es que se trata del primer tratado internacional que tipifica como delito actividades como la incitación, el reclutamiento o el entrenamiento de terroristas. Además, y a petición española, establece la obligación de proteger a las víctimas del terrorismo.

Según explicó a Europa Press el coordinador antiterrorista del Consejo de Europa, Rafael Benítez, "a diferencia de los convenios y tratados internacionales existentes que se dirigen a suprimir el terrorismo una vez que se ha producido el delito, este texto es un convenio de prevencion del terrorismo e interviene antes de que los delitos de terrorismo hayan sido cometidos".

En este sentido, destacó que su principal aportación es que "tipifica penalmente una serie de delitos que no son como tales delitos de terrorismo pero que están íntimamente ligados a delitos de terrorismo y su perpetración". Así, explicó Benítez, "por primera vez a nivel internacional tipifica el delito de apología de terrorismo, que hasta ahora sólo existía en una puñado de países incluyendo España, así como los de reclutamiento terrorista y formacion y entrenamiento de futuros terroristas".

Pero quizá la novedad "mas importante, especialmente para Espana" estriba, según Benítez, en que "se trata del primer convenio que establece una obligación en derecho internacional de proteger a las víctimas del terrorismo". Esta disposición, según indicó el coordinador antiterrorista del Consejo de Europa, se incluyó a petición de la delegación española durante la negociación del texto y no sin problemas.

PROTECCION DE VICTIMAS

En el artículo 13 de la Convención se estipula que cada país parte debe "adoptar las medidas que sean necesarias para proteger y apoyar a las víctimas de terrorismo cometidas en su propio territorio". "Estas medidas incluirán --añade el texto--, según los sistemas nacionales apropiados y bajo reserva de la legislación interna, principalmente la ayuda financiera y la compensación de las víctimas de terrorismo y los miembros de su familia cercana".

Durante la redacción del texto, el Comité de Expertos en Terrorismo (CODEXTER) del Consejo de Europa había recibido una recomendación del entonces comisario de Derechos Humanos, el español Alvaro Gil Robles, en la que éste estimaba que "la protección prestada a las víctimas debería cubrir otros muchos aspectos, como la asistencia de urgencia y a largo plazo, el apoyo psicológico, el acceso efectivo al derecho y la justicia --principalmente el acceso a procedimientos penales--, el acceso a la información y a la protección de su vida privada y familiar, de su dignidad y seguridad, sobre todo si cooperan con la justicia".

Según explicó Benítez, la Convención "aporta una armonización de derecho penal y con ello facilita la cooperación internacional en materia de prevención y lucha contra el terrorismo".

Por otra parte, según Benítez, "el Convenio establece un complicado equilibrio entre el ejercicio legítimo de determinados derechos fundamentales como la libertad de expresión y la lucha contra el terrorismo".

Esto el algo que el Consejo de Europa está especialmente capacitado para hacer, añadió, "dado su papel único en materia de protección de Derechos Humanos --con la Convención Europea de Derechos humanos y la jurisprudencia del Tribunal de Estrasburgo-- y la lucha contra el terrorismo, ya que cuenta en su haber con los tratados más importates de cooperación internacional en materia penal como el Convenio europeo de extradición o el de asistencia mutua".

Benítez resaltó que la Convención que entra en vigor mañana --pero que se acordó en mayo de 2005-- "ha sido un precursor de medidas tomadas en otros foros". En este sentido, citó la adopción en septiembre de 2005 por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de la Resolución 1624 igualmente sobre prevencion del terrorismo y en la que se abordan varios aspectos" que incluye el texto del Consejo de Europa.

PREVENCION ADEMAS DE LUCHA

Posteriormente, añadió, tanto la ONU como la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) "han saludado la adopción del Convenio y recomendado su ratificación", mientras que, dijo, la UE está estudiando incluir en su decisión marco de lucha contra el terrorismo los tres nuevos delitos tipificados en la Convención. Así pues, opinó "se puede decir que el Convenio ha creado una nueva dinámica y consenso a nivel internacional sobre la necesidad de centrar los esfuera en la prevención y no sólo en la lucha contra el terrorismo".

La Convención fue abierta a la firma de los 46 países miembros del Consejo de Europa y a todos aquellos otros que quieran sumarse a ella tras la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de este organismo paneuropeo en mayo de 2005 y hasta la fecha ha sido firmada por 39 países y ratificada tan sólo por siete --Albania, Bulgaria, Dinamarca, Rumanía, Rusia, Eslovaquia y Ucrania--.

Además, indicó que hay otros ocho países --Azerbaiyán, Croacia, Georgia, Italia, Moldavia, Polonia, Reino Unido y Suiza-- que están a punto de ratificar el texto, mientras que Francia y Finlandia han iniciado ya los trámites para hacerlo.

ESPAÑA

En el caso de España, señaló Benítez, "lo ha firmado pero no lo ha ratificado aún a pesar que su legislación interna está en línea con los requisitos del Convenio" y de hecho es uno de los pocos países que "tiene tipificado el delito de apología de terrorismo y aún menos una jurisprudencia tan desarrollada como la española".

Según Benítez, "la ratificación por parte española reviste una gran importancia para el Consejo de Europa, especialmente de cara a otros países no miembros de este organismo que pudieran solicitar ser parte al mismo puesto que es una Convención abierta a países no miembros".