Crónica Turquía.- Abdulá Gül se convierte en el primer presidente islamista de la historia de Turquía

Actualizado 28/08/2007 21:27:03 CET

Las tensiones entre la Jefatura de Estado y el Ejército, defensor de los valores seculares, marcarán los próximos meses

ESTAMBUL (TURQUIA), 28 Ago. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Ildefonso González) -

El ministro turco de Asuntos Exteriores en funciones y candidato del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), Abdulá Gül, se convirtió esta tarde en el primer presidente islamista de la República gracias al apoyo de 339 diputados, una cifra muy superior a la mayoría absoluta simple que necesitaba para resultar elegido en la tercera votación parlamentaria.

Los otros dos aspirante en liza, los diputados del Partido de Acción Nacionalista (MHP, ultranacionalista), Sabahattin Cakmakoglu y el Partido de la Izquierda Democrática (DSP, socialdemócrata), Tayfun Icli, obtuvieron 70 y 13 apoyos, respectivamente. De los 448 parlamentarios que participaron en la sesión de hoy, 24 votaron en blanco y hubo dos papeletas no válidas.

Al igual que en las dos votaciones precedentes, los 98 diputados de la principal formación de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP, nacionalista y laico), no acudieron al hemiciclo. Su líder, Deniz Baykal, rechaza a Gül por su pasado en las filas del Islam político y por el hecho de que su esposa Hayrünnisa luzca el tradicional velo o 'türban'. Al respecto, ya ha anunciado que no asistirá a las recepciones que Gül ofrezca como presidente.

Sin embargo, Gül ha reiterado una y otra vez durante los últimos meses que será un presidente objetivo, independiente y respetuoso con los valores constitucionales. En un discurso en el Parlamento posterior al juramento de su cargo, el ya jefe de Estado se encargó de disipar los miedos de quienes temen que Turquía se vaya a convertir en un Estado islámico.

"La República de Turquía es un Estado democrático, laico, social y de derecho. Defenderé y fortaleceré todos estos principios sin ningún tipo de discriminación (...) El secularismo, uno de los principios básicos de la República, tiene un papel de paz social, al tiempo que es un modelo que hace más libres los distintos estilos de vida", afirmó, agregando que "el camino más fácil para eliminar los enfrentamientos y disputas en una sociedad es el compromiso con el principio del secularismo".

Asimismo, abogó por desarrollar un esfuerzo conjunto para conseguir la plena integración de Turquía en la Unión Europea (UE), con la que Ankara entabló negociaciones en octubre de 2005. Al respecto, destacó la necesidad de acelerar el proceso de reformas políticas y económicas necesarias para conseguirlo.

EL PAPEL DEL EJERCITO

El CHP, apoyado por el Ejército y el Tribunal Constitucional, organismos que representan el 'establishment' laico en Turquía, consiguió boicotear las presidenciales que se debían desarrollar la pasada primavera gracias a su estrategia de no participar en las votaciones e impedir así que hubiera quórum en la Cámara (la presencia de al menos dos tercios de los diputados).

Gül se terminó retirando y el país euroasiático se vio sumido en una grave crisis institucional que obligó al AKP a adelantar las legislativas al 22 de julio, en las que los islamistas moderados consiguieron una aplastante mayoría absoluta (casi el 47% de los votos) y el CHP se quedó muy lejos de sus aspiraciones (poco más de un 20% de las papeletas). La victoria del AKP fue interpretada como una fuente de legitimidad para Gül, quien volvió a postularse de nuevo como candidato.

Así, con un CHP noqueado y la salida del Palacio Presidencial de Çankaya de Ahmet Necdet Sezer, que no se ha cansado de vetar cientos de iniciativas legales y nombramientos del AKP durante el último lustro, el principal contrapeso a la Presidencia de Gül será el todopoderoso Ejército, responsable del derrocamiento de cuatro Gobiernos entre 1960 y 1996.

Las Fuerzas Armadas no han tenido ningún pudor a la hora de mostrar su rechazo a la candidatura de Gül. La última advertencia del estamento castrense se produjo ayer, con la publicación de un comunicado en su página web en el que aludía a "fuerzas diabólicas que sistemáticamente erosionan la estructura secular de la República".

En este sentido, recordaban que "como ha ocurrido hasta ahora, las Fuerzas Armadas nunca cederán en la defensa de la República Turca, que es democrática, secular y un Estado social". No se trata de la primera vez que el Ejército turco interviene con sus opiniones en la vida pública nacional. El pasado 27 de abril lanzó también una dura nota en la que amenazaba incluso con protagonizar un nuevo golpe de Estado.

Por ello, no son pocos los expertos y analistas turcos que consideran que las tensiones entre islamistas y laicistas y, sobre todo, entre la Presidencia y el Ejército, serán el pan de cada día durante los próximos meses. Sin embargo, varios columnistas opinaron hoy que Turquía dispone ahora de una oportunidad para superar sus desavenencias. "La Presidencia de Gül ofrecerá a Turquía una oportunidad para librarse de sus miedos", valoró Ergun Babahan, del 'Sabah'.

Mucho más relajadas serán las relaciones entre Gül y el AKP. Al término de la votación de hoy, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, anunció que mañana le presentará a Gül su nuevo Gabinete de ministros, ya que el hasta ahora jefe de Estado, Ahmet Necdet Sezer, rechazó darle su aprobación hace dos semanas.

FELICITACIONES

Apenas unos minutos después de la votación, Gül empezó a recibir las primeras felicitaciones por parte de líderes y organismos internacionales. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, confió en que el hasta ahora ministro hará valer su "sentido del deber" y su "compromiso" con los ciudadanos turcos.

Asimismo, consideró que ahora el país tiene que seguir avanzando en las reformas que le exige la UE en las negociaciones de adhesión. "Durante los últimos cinco meses, la vida política de Turquía se ha centrado en las elecciones legislativas y presidenciales. Ahora un nuevo Gobierno accederá al poder y podrá retomar el trabajo con un claro mandato popular", señaló Barroso. "En mi opinión, esto supone una oportunidad para dar un impulso fresco, inmediato y positivo al proceso de adhesión a la UE a través de progresos en varias áreas clave", concluyó.

Mientras, el presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE), René van der Linden, calificó a Gül de "reformador moderno" del que espera que favorezca la "difusión del espíritu europeo" en Turquía. "Espero que su elección como presidente lleve a una mayor integración de Turquía en Europa'', aspotilló Van der Linden en un comunicado.

El portavoz del Departamento norteamericano de Estado, Tom Casey, también se congratuló de la victoria de Gül, que consideró una muestra de que "el desarrollo democrático en Turquía se está produciendo". Asimismo, recordó que trabajó estrechamente con Gül cuando éste era ministro de Exteriores, por lo que esperó que la buena sintonía con éste se prolongue también ahora.