Crónica Turquía.- El Gobierno turco mueve los hilos para que Gül salga elegido presidente con el actual Parlamento

Actualizado 04/05/2007 21:59:28 CET

La Cámara se dispone, sin embargo, a votar una enmienda constitucional para que el pueblo escoja en las urnas a su jefe de Estado

ESTAMBUL (TURQUIA), 4 May. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Ildefonso González) -

El Gobierno turco reconoció hoy que su máxima prioridad en estos momentos es conseguir que el ministro de Asuntos Exteriores, Abdulá Gül, sea designado como presidente de la República por el actual Parlamento, en cuyo caso no se haría efectiva aún la reforma constitucional que pretende aprobar la Cámara en los próximos días para que el pueblo elija a su jefe de Estado por sufragio universal. Mientras, la Comisión Electoral Central anunció esta mañana el calendario para que todo esté preparado de cara a los comicios generales anticipados que se celebrarán el 22 de julio.

El Parlamento se reunirá de nuevo el próximo domingo para repetir la primera votación de las elecciones presidenciales que el Tribunal Constitucional anuló por falta de quórum. Gül seguirá necesitando la presencia de 367 diputados, dos tercios de la Cámara, para que la ronda sea efectiva. En caso contrario, el aún jefe de la Diplomacia turca ya ha adelantado que arrojará la toalla, por lo que todo el proceso entraría en un parón definitivo. Mientras, el actual presidente, Ahmet Necdet Sezer, continuaría ejerciendo su cargo.

"Estamos intentando llegar al quórum para resolver este punto muerto", señaló el viceprimer ministro turco, Abdullatif Sener, dando a entender que el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, en el Gobierno) está negociando con otras formaciones con representación en el Parlamento para que acudan a la votación del domingo y se alcance el mínimo de dos tercios de la Cámara que establece la Constitución.

Aunque hubiera quórum, lo que de todas formas parece improbable en opinión de los analistas locales, Gül necesitaría el apoyo de 367 diputados --el AKP cuenta con 352 a día de hoy-- para ser elegido como presidente. Si no llegara a esta cifra, se celebraría una segunda vuelta el miércoles 9 de mayo.

De todas formas, el propio AKP reconoce que es muy difícil que se produzca una situación así. "Las posibilidades de elegir a un presidente parecen escasas después de la decisión del Tribunal Constitucional (...) Elegir a un presidente será un problema enorme en el futuro", apostilló el viceprimer ministro.

ENMIENDAS CONSTITUCIONALES

El AKP llevó ayer al Parlamento una enmienda constitucional que propone varios cambios importantes: que la población turca pueda elegir directamente en las urnas a su presidente (con un sistema de dos vueltas), que el mandato de éste se reduzca de siete a cinco años prorrogables a otros cinco y que haya elecciones legislativas cada cuatro años en vez de cada cinco, como ocurría hasta ahora.

Dicha propuesta fue preparada por el AKP pero ya ha recibido parcialmente el apoyo del Partido de la Madre Patria (ANAVATAN), un partido conservador laico con 20 diputados en la Cámara. Otro de los puntos que incluye esta enmienda es que, para cualquier tipo de sesión o votación en el Parlamento, sólo sea necesario un quórum de un tercio de sus miembros, esto es, la presencia de 187 diputados frente a los 367 actuales.

De momento no hay fecha para la votación de esta importante enmienda constitucional. Sin embargo, ya se están votando otras en el Parlamento. De hecho, ayer se aprobó en una primera ronda que la edad mínima requerida para ser elegido como diputado se reduzca de 30 a 25 años, así como que se permita la inclusión de candidatos independientes en listas electorales comunes. La segunda y definitiva votación para que sendos cambios entren en vigor será este domingo.

ELECCIONES LEGISLATIVAS

Lo que sí tiene fecha clara son las elecciones legislativas anticipadas: el domingo 22 de julio, según estableció ayer el Parlamento por unanimidad. Sin embargo, el día no ha dejado contentos a todos. El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, había abogado por el 24 de junio; mientras, el líder del principal partido de la oposición (el socialdemócrata CHP), Deniz Baykal, ha rechazado el 22 de julio porque para entonces muchos turcos estarán de vacaciones. En su opinión, la tasa de abstención en los comicios sería muy alta y perjudicial para su formación. Por ello, deberían celebrarse en septiembre u octubre.

"Es una trampa preparada con ingenio", valoró Baykal anoche. Sin embargo, el vicepresidente del grupo parlamentario del CHP, Haluk Koç, ha adelantado que no recurrirán de nuevo al Tribunal Constitucional "para no crear más caos cuando se intenta salir del caos".

Así, pase lo que pase, Turquía irá a las urnas el 22 de julio. Hoy mismo, la Comisión Central Electoral Central dio a conocer el calendario electoral. Por ello, en la jornada de hoy se han multiplicado los debates y las negociaciones sobre la posibilidad de que distintas formaciones se unan de cara a las elecciones. Así, el centro-derecha laico, representado por ANAVATAN y el Partido de la Recta Vía (DYP) podrían terminar de cerrar una coalición de aquí al próximo lunes. Lo mismo podrían hacer el CHP y el Partido de la Izquierda Democrática (DSP), si bien éste último ha dejado claro que no tiene intención de perder sus siglas.

ANIMOS MÁS CALMADOS

Mientras, la situación se ha calmado bastante con respecto a hace tan solo una semana. Entonces, después de que no se alcanzase el quórum en el Parlamento y el CHP presentara un recurso ante el Tribunal Constitucional, el Ejército lanzó un duro comunicado en su página web en el que recordaba que era un "firme defensor" de los valores seculares intrínsecos a la República de Turquía. Tanto el Gobierno de Erdogan, como Estados Unidos y la Unión Europa, denunciaron la nota de los militares y exigieron a las Fuerzas Armadas que no se inmiscuyese en la política nacional.

Hoy se reunieron, por primera vez desde entonces, Erdogan y el jefe del Estado Mayor, Yasar Buyukanit, aunque no ha trascendido el contenido de su encuentro. Sin embargo, en la calle los ánimos no se han calmado del todo. El pasado domingo un millón de personas se manifestaron en el centro de Estambul, y ayer fueron 10.000 los que se dejaron ver en Adana, en el sur. Mañana también está convocado un gran acto de protesta en Manisa, cerca de Esmirna, la tercera ciudad más grande de Turquía.