Actualizado 27/06/2007 16:51 CET

Crónica UE.- La CE pide "resultados concretos" a Rumania y Bulgaria en su lucha contra la corrupción

Frattini asegura que los nuevos socios son "fiables" y no activará medidas de salvaguardia

BRUSELAS, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea considera que en los seis meses que han pasado desde que Rumania y Bulgaria entraron a formar parte de la Unión Europea, los dos nuevos socios han hecho "avances" en la lucha contra la corrupción y el crimen organizado, pero este asunto sigue siendo el "punto débil" de ambos países, que tendrán que llevar a la práctica las reformas emprendidas para atajar este fenómeno y mostrar en Bruselas "resultados concretos y tangibles", es decir, sentencias judiciales firmes.

A pesar del veredicto reflejado en el primer informe de 'cooperación y verificación', un mecanismo que la Comisión Europea estableció para conocer de cerca los progresos de Sofía y Bucarest en el ámbito de Justicia, el comisario de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, cree que los nuevos miembros son "fiables" y no hay motivo para activar la cláusula de salvaguardia que contempla el Tratado en caso de amenazas para el funcionamiento de la Unión.

"Están avanzando día y a día y merecen toda nuestra confianza. No sólo porque son Estados miembros sino porque el informe dice que existe una buena voluntad y una determinación clara, los dos elementos necesarios para alcanzar resultados", declaró Frattini durante la presentación del documento elaborado por el colegio de comisarios.

"Confiamos en Bulgaria y Rumania no sólo porque son Estados miembros sino porque están cooperando con los mecanismos de verificación", insistió el vicepresidente del Ejecutivo comunitario. Explicó asimismo que "nadie", ni los Estados miembros ni el colegio de comisarios ha propuesto lanzar las medidas de salvaguardia, que se activarían sólo si "no hay avances" en los puntos de referencia fijados por Bruselas y como "recurso excepcional".

Frattini negó que el informe presentado hoy se haya "diluido" respecto a las propuestas técnicas iniciales que no descartaban amenazar a los países con sanciones y alegó que el texto final que recoge el comportamiento de los dos nuevos miembros durante estos seis meses es "honesto y creíble". También remachó que la Comisión ha evitado "dar lecciones" y "culpar" a los países, pero que ha sido sincera a la hora de señalar los ámbitos en los que necesitan mejorar.

CORRUPCIÓN A ALTO NIVEL

En el caso de Bulgaria, aunque se ha adoptado una reforma constitucional importante, ésta debería plasmarse en leyes concretas. Mientras, Rumania tendría que poner en marcha cuanto antes la Agencia para la Integridad, pendiente de aprobación en el Senado, y traducir las medidas para luchar contra la corrupción a alto nivel en "procesos judiciales".

La Comisión espera de Rumania que avance para garantizar procesos judiciales transparentes y eficaces, sobre todo para reforzar las capacidades y la responsabilidad del Consejo Superior de la Magistratura, y que informe de la incidencia de la aplicación de los nuevos códigos civiles y penales.

Le pide también llevar a cabo investigaciones independientes sobre las acusaciones de corrupción a alto nivel, así como adoptar medidas complementarias para prevenir y combatir la corrupción en el seno de la administración local.

De Bulgaria espera que suprima toda ambigüedad respecto a la independencia y responsabilidad del sistema judicial; que dé cuenta de los resultados de la aplicación de nuevas leyes, especialmente en la fase de instrucción y que siga adelante con la reforma judicial para reforzar su profesionalidad y su eficacia, así como evaluar los efectos de esta reforma anualmente.

Se le pide también elaborar informes sobre las inspecciones internas en las instituciones públicas y hacer públicos los bienes personales de los altos funcionarios. La CE quiere también que Sofía adopte medidas suplementarias para prevenir y combatir la corrupción en las fronteras y en la administración local.

Finalmente, se le requiere aplicar una estrategia de lucha contra el crimen organizado, centrada en los delitos graves, el blanqueo de capitales y la confiscación de los bienes de los delincuentes.

En ambos casos, Bruselas saludaría como una "buena señal" la destitución de miembros del Gobierno tras ser condenados por corrupción y la agilidad de los tribunales en dictar sentencia desde que llega el caso a los juzgados. La Comisión Europea mantendrá activo el mecanismo de verificación y emitirá un nuevo informe sobre la situación de Rumania y Bulgaria en junio de 2008.