CróniFrancia.-Termina la campaña por la primera cita con las legislativas, dominada por el escaso interés del electorado

Actualizado 08/06/2007 23:54:37 CET

Royal llama a la movilización para minimizar la derrota de los socialistas.

PARÍS, 8 Jun. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Salvador Martínez) -

A las 00.00 de esta noche comienza la jornada de reflexión de los franceses antes de votar en la primera vuelta de los comicios legislativos. La Unión por un Movimiento Popular (UMP) y el Partido Socialista (PS) francés, las principales formaciones políticas del país, temen la escasa participación, sobretodo los socialistas, que podrían ver reducido su grupo parlamentario, convirtiéndose en una débil oposición frente al proyecto político del presidente Sarkozy.

De los cerca de 80 partidos que participan en los comicios cuyos resultados configurarán la Asamblea Nacional, sólo la UMP y el PS están predestinados a ocupar una posición preeminente en la cámara baja. Sin embargo, en ambos partidos son conscientes del escaso seguimiento que ha despertado la campaña por las elecciones legislativas. Según señaló recientemente al diario vespertino 'Le Monde' Brice Teinturier, director adjunto del instituto de opinión 'TNS-Sofres', "los electores saben que la elección se juega a favor de la UMP".

El que no haya dudas de la victoria de la UMP implica que el único interés que ha podido generar la presente campaña es cuántas decenas de escaños separarán al primer grupo parlamentario más numeroso del segundo. En este sentido, las previsiones de los estudios de opinión no son nada halagüeñas para los socialistas franceses, que podrían contar con 300 diputados menos que la UMP.

Según un estudio de opinión publicado hoy en 'Le Parisien' los socialistas podrían obtener entre 110 y 154 escaños mientras que la UMP podría hacerse con una cantidad que oscila entre los 390 y los 420, aunque también hay sondeos que plantean al partido del presidente francés una aplastante mayoría, al atribuirle hasta 450 diputados.

El mensaje que más se ha escuchado en la presente campaña electoral es el que pide "la movilización" de los votantes para este y el próximo fin de semana. François Fillon, el primer ministro francés, candidato en la cuarta circunscripción del departamento de Sarthe, en la Región de los Países del Loira, mantiene en una entrevista publicada hoy en 'Le Parisien' que "la Asamblea Nacional es el corazón del poder", poniendo de manifiesto la importancia de las dos citas con las urnas de los ciudadanos galos.

Al mismo tiempo, Fillon declara que en la UMP, aunque también en todas las otras formaciones políticas, "estamos en la calle prácticamente todas las tardes y noches desde el pasado 14 de enero", día en que Nicolas Sarkozy fue investido candidato de la UMP a la Presidencia de la República. Por esa razón, "se puede entender que los franceses empiecen a cansarse" del clima de campaña política permanente que se vive en Francia, según el jefe de Gobierno.

Sin embargo, "sin mayoría en el palacio Bourbon" --nombre de la sede de la Cámara Baja-- "lo que los franceses decidieron el pasado 6 de mayo no puede traducirse en hechos", señala.

También es cierto que, tras la victoria de Nicolas Sarkozy en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales a la que alude Fillon en 'Le Parisien', el debate político entre formaciones políticas apenas se hace notar. Como demuestra la entrevista que concede Fillon a ese rotativo francés, en ella las elecciones francesas son poco evocadas y la mayor parte del contenido está dedicado a las medidas que desea tomar el ejecutivo francés.

De hecho, Fillon desgrana el paquete de medidas reformadoras urgentes que quiere llevar a cabo el Gobierno, lo que constituye una estricta aplicación del programa presidencial de Nicolas Sarkozy. Según Fillon, las exoneraciones fiscales que pretende aplicar cuanto antes están valoradas en 11.000 millones y no en 15.000 millones como indican desde el PS.

LOS SOCIALISTAS SE VEN EN LA OPOSICIÓN

La que fuera candidata a la Presidencia de la República puso de manifiesto esta mañana en una entrevista con 'France-Inter' que "los regalos fiscales" condenarán a los franceses a tres penas: el aumento de la deuda pública del país --del 60 por ciento del PIB--, el aumento del TVA --el IVA en Francia, que es actualmente del 19,6 por ciento-- y el retroceso de los servicios públicos.

Sus críticas se añaden a las de su compañero sentimental y primer secretario de los socialistas, François Hollande, cuyos cálculos sobre las exoneraciones fiscales del ejecutivo cifraban en 15.000 millones el precio con el que pagaría el Estado la voluntad de Sarkozy y Fillon de ofrecer un mayor el nivel adquisitivo de los franceses.

Aunque fue Hollande quien dijo que dirigiría la campaña por las elecciones legislativas, en el último gran mitin de los socialistas, Royal se erigió en la figura política de la reunión, pues el primer secretario no intervino en la cita, a la que no acudió.

Gracias a 'France-Inter', en el último día de campaña, se ha escuchado más a Royal que a ningún otro socialista en Francia. En su intervención, llamó, claro está, a "la movilización de los 17 millones de electores" que votaron por ella en la segunda vuelta de la elección presidencial. Si eso ocurre, los socialistas minimizarían la derrota, pero ningún estudio de opinión lo prevé.

En este contexto, tiene sentido que Royal hable de la necesidad de una nueva "oposición". Según dijo en 'France-Inter', "los franceses esperan una oposición sutil" -- afirmó -- que acepte las medidas positivas" del ejecutivo para que sea "más creíble" cuando "combata lo que parezca nocivo" en la gestión del poder.

En todo caso, lo que no tendrán los socialistas es una Royal a la cabeza del grupo parlamentario socialista. Ella no será candidata a las elecciones legislativas porque asegura que el cargo de diputada no es compatible con el de presidenta de la región de Poitou-Charentes. Lo que parece menos improbable es que ella sea candidata a la dirección del partido en 2008, cuando se prevé que los socialistas elijan a un sustituto de Hollande en la dirección del partido.