Actualizado 13/04/2007 01:09 CET

Cuba.- Diputado del PSOE se declara "pesimista a priori" con respecto al diálogo sobre DDHH recién creado en La Habana

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El diputado del PSOE Juan Moscoso se declaró hoy "muy pesimista a priori" con respecto a los resultados que pueda aportar el mecanismo de diálogo sobre derechos humanos entre España y Cuba creado en la reciente visita del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, a La Habana.

Durante el debate '"El Diálogo Eurolatinoamericano: Entre el Abismo y la Estabilidad" organizado por el Foro de la Generación del 78 en la sede de la Comisión Europea en Madrid, el vocal de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso explicó que el Gobierno "ha creído oportuno cambiar la orientación" del anterior Ejecutivo, pero manteniendo la posición común "vigente" del 96. Es decir, defendiendo una transición democrática pacífica, la no injerencia de países terceros, el respeto de los derechos humanos y el diálogo crítico.

Refiriéndose en concreto al mecanismo de diálogo sobre derechos humanos, reconoció ser "muy pesimista a priori", pero consideró necesario "buscar vías" para que la situación actual "se desbloquee".

El secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, calificó de "tomadura de pelo" este mecanismo de diálogo que, auguró, el régimen cubano va a emplear para criticar a Estados Unidos y la violación de derechos fundamentales en la base de Guantánamo.

"BOFETADA" A LA OPOSICIÓN

Asimismo, acusó al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero de haber dado una "bofetada", en el reciente viaje de Moratinos a La Habana, a la oposición cubana al no reunirse con ellos. "Es una falta de sensibilidad y una estupidez política que a los españoles nos va a costar", agregó.

Por su parte, el investigador principal del Real Instituto Elcano para América Latina, Carlos Malamud, que también intervino en el debate, reprochó tanto al PSOE como al PP no haber hecho "nada" para tener una "política clara" de promoción de la democracia en esta región.

Asimismo, consideró que la política exterior de ambos partidos con respecto a América Latina se ha caracterizado más por la "continuidad" que por los "grandes cambios" y exceptuando en lo que se refiere a lo discursivo. Además, apuntó que con Fidel Castro "es igual tender la mano que el puño". "Cualquier camino está abocado al fracaso", zanjó.