Cumbre.- El vicepresidente cubano señala que la cohesión social se alcanzará con un sistema de justicia e igualdad

Actualizado 09/11/2007 21:21:25 CET

SANTIAGO DE CHILE, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente cubano, Carlos Lage, planteó hoy en la XVII Cumbre Iberoamericana que nunca se alcanzará la cohesión social mediante las supuestas bondades del mercado, sino como fruto de un sistema de justicia e igualdad.

En su intervención en la sesión inaugural del encuentro, en el que están presentes 22 mandatarios, el vicepresidente cubano, que encabeza la delegación cubana, señaló que para lograr la cohesión social también resulta imprescindible un orden político y económico internacional justo y democrático.

"Para alcanzar la cohesión social hay que estar dispuestos a enfrentar a las egoístas y violentas oligarquías nacionales y a la política criminal de la actual administración de los Estados Unidos, dijo Lage, según informó hoy Prensa Latina.

Lage insistió en que "ellos harán todo para impedir que alcancemos la justicia social o siquiera un poco más de cohesión social, porque afectaría a sus privilegios históricos".

"Si las naciones que se desarrollan con nuestros recursos y con el sudor y la sangre de nuestros pueblos se comportan con irresponsable egoísmo o tratan de seducirnos con demagógicas ayudas" no se logrará nunca la cohesión social, sostuvo también el vicepresidente.

Igualmente, tampoco se alcanzará "si los Bancos Centrales están bajo las órdenes del Fondo Monetario Internacional y de un cuestionado consenso alcanzado en Washington e ignoran las necesidades de sus pueblos". Aunque subrayó que "nada nos será regalado", el jefe de la delegación cubana destacó el derecho de todo ser humano a la salud, la educación y el trabajo.

Refiriéndose a Cuba, sostuvo que, "pese a invasiones, actos terroristas, guerra económica y multimillonarios esfuerzos por organizar una contrarrevolución interna, la cohesión social, fruto directo de la obra histórica de Fidel, es orgullo de los cubanos".

Por último Lage subrayó que "sin cultura no hay libertad posible, que nadie tiene más derecho a vivir que otros y que, en una sociedad que se considere justa, ningún ser humano debe sobrar". "En las austeras condiciones de vida de nuestro pueblo, en medio del más prolongado bloqueo de la historia del hombre, luchamos y defenderemos la unidad y la dignidad de los cubanos", concluyó Lage.