Publicado 14/06/2015 20:55CET

Derivan a juicio militar a 58 miembros de Hermanos Musulmanes acusados de terrorismo

EL CAIRO, 14 Jun. (Reuters/EP) -

Un fiscal egipcio ha derivado este domingo el caso de los 58 supuestos seguidores de los Hermanos Musulmanes acusados de cometer "actos terroristas" a un fiscal militar, algo que podría conducir a un juicio militar aún siendo civiles.

"El fiscal público, Hesham Barakat, ha ordenado derivar a un fiscal militar a los 58 acusados del grupo Magholoon (Anónimo)(...), que cometieron actos terroristas en la provincia de Giza desde agosto de 2013 hasta octubre de 2014", han expresado las autoridades.

El grupo de 58 acusados estaba dirigido por líderes de los Hermanos Musulmanes en el extranjero y se les acusa de "crear y financiar un grupo terrorista, espionaje, intento de asesinato de un policía y sabotaje de instalaciones públicas", han recogido las autoridades, que añaden que de los acusados, 37 estaban bajo custodia y el resto permanecen fugados.

Una ley aprobada el año pasado permite derivar a civiles a un tribunal militar, una decisión que ha sido criticada por las organizaciones de Derechos Humanos tanto nacionales como internacionales. La represión contra los opositores políticos se han ampliado para incluir a activistas liberales.

Miles de islamistas han sido encarcelados y cientos de ellos han sido sentenciados a muerte desde que las autoridades militares desataran una campaña de represión contra los Hermanos Musulmanes en 2013, tras el golpe de Estado contra el presidente Mohamed Mursi, al ser considerados como una amenaza para la seguridad nacional egipcia.

Mursi llegó al poder después de que las revueltas acabaran con el régimen autocrático de Hosni Mubarak en 2011. Dos años más tarde tuvo lugar un golpe de Estado que acabó con el mandato del entonces presidente Mursi, a manos del jefe del Ejército, Abdelfatá al Sisi.

Además, este domingo, la junta de la Universidad de Zagazig, situada en el este del delta del Nilo, ha expulsado al expresidente Mursi de su puesto de profesor en la Facultad de Ingeniería, después de que un tribunal le sentenciara en abril a 20 años de prisión sin libertad condicional, tal y como ha informado la agencia de noticias estatal, MENA.