Los disturbios de esta noche en Francia dejan al menos una treintena de policías heridos, uno de ellos de bala

Actualizado 27/11/2007 9:18:38 CET

VILLIERS-LE-BEL (FRANCIA), 27 Nov. (EP/AP) -

La localidad de Villiers-le-Bel, suburbio situado al norte de París, ha vuelto a ser escenario esta noche de nuevos enfrentamientos entre las fuerzas del orden y jóvenes encolerizados por la muerte de dos adolescentes en la tarde del domingo, cuando chocaron con un coche de la Policía.

Los jóvenes formaron barricadas y lanzaron piedras y cócteles molotov a los policías, que respondieron con gas lacrimógeno y disparando bolas de goma. Al menos 38 agentes resultaron heridos, tres de ellos de gravedad, uno de los cuales fue alcanzado por un disparo de un rifle de caza que le perforó el chaleco antibalas y le provocó una herida de bala en el hombro, según un portavoz de la Policía. Al parecer, también resultó herido un periodista. Además, los jóvenes prendieron fuego a más de una treintena de vehículos.

La ira desatada contra la Policía se debe a que muchos vecinos dicen que los agentes, cuyo coche chocó con la moto de los dos adolescentes fallecidos, abandonaron el lugar del accidente sin prestarles ayuda. Las autoridades han expresado sus dudas sobre si las acusaciones son justificadas o no, por ello se ha puesto en marcha una investigación interna.

La Policía ha dicho que la motocicleta ignoró las normas de tráfico y chocó con el vehículo de la Policía. Además, al parecer, no estaba registrada y, por lo tanto, no tenía permiso para circular por las carreteras francesas. Por otro lado, ninguno de los dos jóvenes, de 15 y 16 años, llevaba casco, mientras circulaban a la máxima velocidad.

El Departamento interno de la Policía ha abierto una investigación para determinar si las muertes se pueden considerar un homicidio en el caso de que los agentes no hubieran prestado ayuda a los adolescentes.

Por el momento, un test de alcoholemia ha demostrado que ninguno de los agentes había consumido alcohol y, según sugieren las primeras investigaciones, ellos no habrían provocado el accidente, informó la Policía. La fiscal, Marie-Therese de Givry, dijo a la cadena de televisión LCI que los agentes avisaron a los servicios de emergencia del accidente.

Dos jóvenes fueron detenidos, según la Policía, Entre los edificios que fueron atacados por los jóvenes se encuentra una biblioteca que fue incendiada.