Actualizado 03/05/2007 08:16 CET

EEUU.- Bush subraya que es el comandante de las Fuerzas Armadas y no el Congreso quien debe decidir sobre Irak

WASHINGTON, 3 May. (EP/AP) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, subrayó hoy que es él, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y no el Congreso quien debe decidir sobre la decisión de enviar o no más tropas a Irak. Bush realizó estas declaraciones apenas unas horas después de que la Cámara de Representantes --cámara baja del Congreso-- no lograra anular el veto presidencial al proyecto de ley de financiación de las campañas bélicas en el exterior, principalmente las de Irak y Afganistán, que introducía además la fecha del 1 de octubre como la del inicio del repliegue de las tropas de Irak.

"La pregunta es ¿quién debe tomar esa decisión? --afirmó Bush en referencia al incremento del contingente en Irak-- ¿El Congreso o los comandantes? Como saben, mi puesto está claro, soy quien el tipo que está al mando".

"Si no vamos a resistirles en Irak, no vamos a enfrentarnos a ellos en Irak y a derrotarles allí, ¿dónde y cuándo lo haremos?", se preguntó. "Ayer fue el día en el que se pusieron de manifiesto las diferencias. Hoy es el día en el que podemos trabajar juntos para buscar puntos de encuentro. Tengo confianza en que podamos lograr un acuerdo", añadió Bush en referencia al conflicto institucional provocado por su veto.

"No se equivoquen, los demócratas están comprometidos en poner fin a esta guerra", afirmó por su parte la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. "Esperamos hacerlo al unísono con el presidente de los Estados Unidos", puntualizó.

Bush se reunió horas después del rechazo de la Cámara de Representantes a su veto con Pelosi y el portavoz de los demócratas en el Senado, Harry Reid, para intentar solventar el conflicto.

Reid también quiso mostrar sus dudas sobre la legitimidad del veto. "No vamos a enviar nuestras leyes a nadie de ninguna facultad de derecho para que examine su constitucionalidad. Tenemos una obligación, bajo los términos de la Constitución, la de legislar. Ese es nuestro trabajo", explicó.

"Ayer fue el día en el que se pusieron de manifiesto las diferencias. Hoy es el día en el que podemos trabajar juntos para buscar puntos de encuentro", afirmó Bush. "Tengo confianza en que podamos lograr un acuerdo", añadió.

Fueron 222 los representantes que votaron a favor de anular el veto presidencial, aunque los 203 votos en contra de dicha anulación impidieron alcanzar los dos tercios de votos necesarios para contrarrestar el veto de Bush.