Actualizado 22/08/2007 00:39 CET

EEUU.- El Departamento de Defensa de EEUU anuncia el cierre de una polémica base de datos antiterrorista

WASHINGTON, 21 Ago. (EP/AP) -

El Departamento de Defensa estadounidense anunció hoy el cierre de una polémica base de datos antiterrorista, muy criticada por registrar datos de forma extralimitada sobre activistas pacifistas y otros individuos cuyas acciones no suponían una amenaza en sí.

Según anunció el portavoz del Pentágono, el general Gary Keck, la base de datos será cerrada el próximo 17 de septiembre y explicó que la información recogida sobre actividades terroristas potenciales o amenazas a la seguridad de edificios del Departamento de Defensa o su personal será transferida por las autoridades del Pentágono a una base de datos del FBI conocida como 'Guardian'.

Keck justificó la decisión del Pentágono por el hecho de que "el valor analítico (de la base) ha disminuido" y no por las críticas de la opinión pública sobre el uso de dicho sistema. Su cierre fue recomendado el pasado abril por el nuevo jefe de Inteligencia del Pentágono, James R. Clapper, Jr., y aprobado por el vicesecretario de Defensa, Gordon England, explicó Keck.

En un futuro, el Pentágono espera crear un nuevo sistema de registro, no necesariamente una base de datos, para "racionalizar las alertas por amenaza", según se desprende de un comunicado del Departamento.

El programa o base, conocido como TALON, fue creado tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 para almacenar una base de datos sobre potenciales amenazas a instituciones militares o sus efectivos.

En diciembre de 2005 se filtró a la prensa el hecho de que dicha base de datos recogía información sobre manifestaciones antimilitares y otras manifestaciones pacíficas, así como sobre activistas individuales, lo que desató las críticas de la opinión pública.

El año pasado, una revisión interna del Pentágono halló que hasta 260 informes en la base de datos fueron registrados de forma incorrecta. Al mismo tiempo, el Pentágono reconoció que alrededor de 13.000 entradas en dicha base fueron añadidos de forma errónea y no fueron posteriormente eliminadas al determinar que no constituían información destacada sobre amenazas terroristas reales.