Actualizado 28/01/2007 22:40 CET

EEUU.- El Ejército estudiará los casos de miles de soldados que han permanecido en servicio más tiempo del estipulado

WASHINGTON, 28 Ene. (EP/AP) -

En los últimos años, el Pentágono ha mantenido a decenas de miles de efectivos militares en servicio e incluso en zonas de combate más allá de lo estipulado, lo que ha generado gran malestar y denuncias de estar aplicando un solapado servicio militar obligatorio, una práctica, muy cuestionada, que está siendo analizada por el nuevo secretario de Defensa, Robert Gates, quien ha exigido que la práctica sea "minimizada".

"Se trata de algo que debería haber cesado hace mucho tiempo", dijo Jules Lobel, vicepresidente del Centro por los Derechos Constitucionales y abogado de algunos efectivos militares que han entablado demandas en tribunales reclamando poner fin a la práctica. En la actualidad, no existe el servicio militar obligatorio en Estados Unidos.

"Eso ha creado terribles problemas de moral entre la tropa", dijo Lobel la semana pasada. "En algunos casos, los soldados han sentido que eran engañados sobre su reclutamiento", señaló.

Gates ha pedido a los jefes de cada rama de las fuerzas armadas que elaboren un plan para fines de febrero con el propósito de que los soldados cesen en sus tareas de acuerdo al tiempo de servicio que se les ha asignado previamente.

La autoridad para prolongar el período de servicio ha sido usada en ocasiones por todos los sectores de las fuerzas armadas, a partir de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001.

Como ejemplo, el ejército reactivó ese procedimiento a comienzos del 2002, especialmente para retener a personal especializado en tareas consideradas de gran importancia en la lucha contra el terrorismo. Posteriormente, el Ejército empleó el recurso para retener unidades completas, según informó esa rama de las fuerzas armadas al divulgar una cronología de su implementación.

Aunque funcionarios del Pentágono no han ofrecido cifras sobre cuántas personas han sido afectadas por el procedimiento, sólo en el Ejército asciende a decenas de miles.

El periódico 'The Army Times', una publicación del Ejército, dijo en septiembre que 10.000 soldados habían sido retenidos, tras expirar el plazo de su servicio. De acuerdo a la publicación, en determinado período del 2003, la cifra ascendió a 25.000 efectivos militares.

En el caso de la infantería de Marina, el recurso se empleó entre enero y agosto del 2003. En cierto momento, 3.400 soldados en servicio activo y 440 reservistas fueron retenidos, informó Blanca Binstock, una portavoz de la institución.