Actualizado 08/01/2007 19:54 CET

EEUU/OTAN.- El nuevo secretario de Defensa estadounidense viajará la próxima semana a la sede de la OTAN en Bruselas

BRUSELAS, 8 Ene. (EP/AP) -

El secretario de Defensa estadounidese, Robert Gates, tiene previsto visitar la próxima semana la sede de la OTAN, por vez primera, donde se espera que impulse un debate sobre Afganistán y Kosovo, según informaron hoy fuentes oficiales.

Por su parte, Gates se entrevistará con funcionarios militares y civiles de la OTAN en un momento en el que la Alianza Atlántica se prepara para una intensificación de los enfrentamientos en Afganistán.

Asimismo, el secretario de Defensa estadounidense podría impulsar un debate sobre Kosovo, donde la OTAN matiene desplegada una fuerza de paz compuesta por 16.000 efectivos, en vísperas a la celebración de elecciones legislativas en Serbia, que precederán a la entrega por parte del enviado especial de la ONU para Kosovo, Martti Ahtisaari, de un informe al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con sus recomendaciones para la consolidación de un estatus definitivo en Kosovo.

Por otra parte, está prevista la celebración de una reunión extraordinaria de los ministro de Exteriores de la OTAN, con la participación de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, el próximo 26 de enero, según adelantaron fuentes de la Alianza Atlántica bajo condición de anonimato.

La reunión podría contar asimismo con la presencia de representantes de Australia, Suecia y otras naciones no miembro de la OTAN que contribuyen a la misma con efectivos desplegados en Afganistán, matizaron dichas fuentes.

En este sentido, las negociaciones buscarían impulsar una mayor coordinación de las operaciones militares y civiles desplegadas en Afganistán para garantizar que a los éxitos en el campo de batalla le siguen políticas de desarrollo que consoliden un apoyo local a la misión de la OTAN.

Así, los ministros de Exteriores podrían debatir la idea de crear un "grupo de contacto" internacional para la coordinación de esfuerzos de la OTAN, la UE, la ONU y otros organismos internacionales en conjunción con el Ejecutivo afgano y las organizaciones no gunernamentales de ayuda humanitaria.