EEUU.- El Senado difunde una agenda de objetivos para 2007 con especial prioridad para la inmigración

Actualizado 05/01/2007 5:51:14 CET

WASHINGTON, 5 Ene. (EP/AP) -

La mayoría demócrata del Senado difundió el jueves una agenda de los 10 proyectos prioritarios que serán sometidos a debate este año, y en el noveno lugar está la reforma de las leyes de inmigración.

Según la lista difundida por la oficina del líder de la mayoría senatorial Harry Reid, el tópico número uno se refiere a una reforma de las normas éticas en el Congreso de modo que "el Gobierno pueda volver a servir" al público.

El proyecto demócrata de inmigración llamado ley CIRA (Comprehensive Immigration Reform Act) propone implementar acciones que encaren el problema de la inmigración ilegal de forma amplia y enmienden la ley de inmigración y nacionalidad para "mejorar la seguridad en la frontera, evitar el cruce de indocumentados y reformar y racionalizar la llegada de inmigrantes legales".

Esta es la primera vez que los demócratas, que vuelven a controlar las dos cámaras después de 12 años, se pronuncian en favor del debate de la reforma migratoria este año. Algunos analistas habían adelantado que la intención era más bien abordar el tema en 2008, cuando que habrá elecciones presidenciales.

En el país viven unos 12 millones de inmigrantes indocumentados, cuya legalización fue dejada en el limbo el año pasado, cuando el Congreso bajo control republicano aprobó proyectos que refuerzan más bien la acción policial y disponen la construcción de muros en hasta un tercio de la frontera con México.

Según el grupo de investigaciones Pew Hispanic Center, de Washington, unos 500.000 inmigrantes ingresan ilegalmente a Estados Unidos al año.

Los demócratas adelantaron que su proyecto contempla la posibilidad de dar permisos de trabajo a los inmigrantes que tengan los méritos para ello, un beneficio que también alcanzará a sus familias.

Sin dar detalles, dijeron que para obtener el permiso de residencia los inmigrantes deben trabajar por varios años, someterse a revisión de sus antecedentes policiales y criminales, estudiar inglés y educación cívica, satisfacer sus obligaciones tributarias y pagar multas por su permanencia ilegal.

Tamar Jacoby, del Instituto Manhattan, calificó el anuncio de Reid como "un paso importante y un poderoso simbolismo" al anunciar la discusión en el primer día de actividades del nuevo Congreso.

Jacoby hizo notar que Reid deseaba que el debate sea bipartidista ya que los demócratas, aun siendo mayoría, no podrían aprobar el proyecto por sí solos: necesitan de unos 20 republicanos en el Senado y unos 40 en la Cámara de Representantes.