Las ejecuciones de tres altos cargos del régimen de Sadam podrán efectuarse sin la firma ni decreto presidenciales

Actualizado 10/09/2007 23:23:14 CET

BAGDAD, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las ejecuciones de tres altos cargos del régimen anterior de Sadam Husein podrán llevarse a cabo sin la necesidad de la firma ni decreto presidenciales debido a la gravedad de sus crímenes cometidos, según explicó hoy el juez y portavoz del Alto Tribunal Iraquí, Munir Hadad.

El portavoz parece sugerir que las condenas a muerte en la horca podrían producirse en las próximas semanas, a pesar de las objeciones del presidente iraquí, Jalal Talabani, kurdo, y del vicepresidente suní, Tariq al Hashemi.

El ex ministro de Defensa Sultan Hashim Ahmad al Tai fue condenado junto al primo de Sadam, Alí al Majid, más conocido como "Alí el químico" (en la imagen), y el ex director de operaciones de las Fuerzas Armadas Hussein Rashid Mohammed por crímenes de genocidio, de guerra y de lesa humanidad, a raíz de la masacre de miles de kurdos durante la Campaña de Al Anfal hace dos décadas.

La semana pasada, voces críticas cuestionaron la legalidad de la decisión de Talabani de no ratificar la sentencia a muerte, aunque Al Hashemi, miembros de la comunidad suní y familiares de los condenados advirtieron de que su muerte podría alentar más enfrentamientos confesionales en un momento en el que el Ejecutivo trata de impulsar un proceso de reconciliación nacional.

Talabani admite sus reservas de condenar a la horca a ex dirigentes iraquíes del régimen baazista que actuaron y ejecutaron órdenes de Sadam, bajo amenaza de muerte si no obedecían las órdenes de ex dictador iraquí. De Al Tai, el presidente kurdo aseguró que mantenía "contactos" con los kurdos durante el mandato de éste.

"Nosotros le instamos a trabajar en contra del Gobierno", explicó el mandatario kurdo. "Cómo puedo ahora votar (sí a) su ejecución?", se preguntó, algo que recalcó "nunca" haría. Asimismo, justificó su rechazo a firmar sus sentencias a muerte por el hecho de que la orden de ejecución, dijo, nunca fue acordada con el Consejo de la Presidencia, integrado por él y los dos vicepresidentes, suní y chií.

La Constitución iraquí asegura que los tres deben firmar las órdenes de ejecución, aunque expertos en Derecho iraquíes se muestran divididos sobre si la norma es aplicable al Tribunal Especial que está procesando a los antiguos cargos del régimen de Sadam.

EJECUCIÓN EN 30 DÍAS

Según Hadad, tanto la Constitución como el tribunal son claros en que la sentencia a muerte no puede ser conmutada para convictos por este tipo de crímenes y recordó que las sentencias deben ejecutarse en un plazo de 30 días desde su ratificación. "No se necesita un decreto presidencial", insistió en rueda de prensa.

El artículo 71 de la Constitución estipula que la amnistía general en el caso de penas a muerte puede concederse de forma excepcional para aquellos condenados por crímenes internacionales, terrorismo, y corrupción financiera y administrativa. "Los crímenes de genocidio y de lesa humanidad son considerados crímenes internacionales", reconoció no obstante Hadad.

Para añadir a la confusión, el fiscal Jaafar al Moussawi aseguró que una comisión asesora del Ejecutivo, el Consejo Estatal de la Shura, dictó que el Consejo de la Presidencia debe aprobar las ejecuciones.