El emir de Qatar acepta la invitación de Kuwait y participará esta semana en la cumbre del CCG

El jeque Tamim bin Hamad al Thani, nuevo emir de Qatar
FADI AL-ASSAAD / REUTERS
Actualizado 04/12/2017 2:55:23 CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El emir de Qatar, Tamim bin Hamad al Zani, participará esta semana en una cumbre del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (conocido como CCG) en Kuwait, tras ser invitado por el emir de este país, Sabá al Ahmad al Jaber al Sabá.

El ministro de Exteriores qatarí, Mohammed bin Abdulrahman al Zani, ha confirmado que el emir del país ha aceptado la invitación, recalcando que "es importante que el sistema del CCG siga con vida", según ha informado la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

La invitación a la cumbre, que se celebrará los días 5 y 6 de diciembre, fue extendida el jueves por Al Sabá en medio de la crisis diplomática que sacude la región desde hace meses.

Los gobiernos de Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Emiratos Árabes Unidos (EAU) anunciaron en junio la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Qatar, acusando a Doha de "apoyar el terrorismo", lo que ha sido rechazado por el Gobierno qatarí.

A la medida se sumaron después Maldivas, Mauritania, el Gobierno de Yemen reconocido internacionalmente, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi, y el gobierno asentado en el este de Libia. Asimismo, Jordania y Yibuti han reducido su representación diplomática en Doha.

Sin embargo, Kuwait y Omán, también integrantes del CCG, no se han sumado a las medidas contra Qatar, y el emir kuwaití ha estado llevando a cabo tareas de mediación para intentar solucionar la crisis.

En octubre, Al Sabá pidió "proteger" el CCG en el marco de la crisis, subrayando que "todos deben ser conscientes de que el objetivo de la mediación kuwaití es reformar la casa del Golfo" y afirmando que "es la casa de todos y hay que evitar que se derrumbe".

Qatar ha reiterado en numerosas ocasiones su disposición a negociar con los países del cuarteto para lograr un acuerdo, si bien todos ellos han manifestado que sus exigencias "no son negociables", reclamando a Doha que las acepte en su totalidad para solucionar la situación.

Las tensiones entre Qatar y varios países del Golfo se han deteriorado en los últimos meses, a raíz de que la agencia estatal qatarí de noticias, QNA, publicara unas declaraciones del emir en las que criticaba la postura de los países del Golfo contra Irán y hablaba de "tensiones" con Estados Unidos.

Inmediatamente después, QNA denunció haber sufrido un ataque informático y negó la veracidad de la nota publicada, pese a lo cual medios de Arabia Saudí y EAU continuaron informando acerca de las presuntas declaraciones de Hamad bin Jalifa al Zani.

Este hecho provocó las críticas de Doha, lo que llevó a varios países --Arabia Saudí, EAU, Egipto y Bahréin-- a bloquear el acceso a diversos medios qataríes, entre ellos Al Yazira.

Posteriormente, el fiscal general de Qatar, Alí bin Fetais al Marri, anunció que Arabia Saudí y sus aliados fueron los responsables del ataque informático contra QNA.

Las relaciones entre Qatar y otros países del Golfo ya sufrieron un periodo de tensión en 2014 debido al supuesto apoyo de Doha a Hermanos Musulmanes, organización ilegalizada en la mayoría de los países del golfo.

Sin embargo, en dicha ocasión las medidas no fueron tan duras, y sólo implicaron la retirada de los embajadores. En esta ocasión, ha supuesto además la expulsión de ciudadanos del país, así como el cierre de las vías a medios de transporte llegados de Qatar.