Los esfuerzos por lograr un Gobierno de unidad en Líbano continúan sin tener éxito

El primer ministro libanés, Saad Hariri
REUTERS / AZIZ TAHER - Archivo
Publicado 23/12/2018 4:07:18CET

BEIRUT, 23 Dic. (Reuters/EP) -

Los esfuerzos por llegar a un acuerdo para crear un Gobierno de unidad nacional en Líbano han vuelto a fallar este sábado, después de que las negociaciones tuvieran que ser pospuestas sin ningún haber llegado a ningún compromiso, según ha informado un funcionario presente en las reuniones.

Más de siete meses después de que tuvieran lugar las elecciones generales, el país aún no tiene Gobierno, a pesar de que lo necesita con urgencia para poder poner en marcha reformas para gestionar la enorme deuda nacional y el decrecimiento económico que sufre.

Esta semana, la llegada de un acuerdo sobre la formación de un nuevo Gobierno entre el primer ministro en funciones, Saad Al Hariri, parecía inminente, gracias a los esfuerzos de mediación por parte de su equipo hacia la resolución del último gran escollo en las negociaciones, relacionado con la representación de los suníes musulmanes.

Hariri, el principal político suní en Líbano, declaró este vierns que esperaba poder anunciar su equipo de Gobierno a última hora del día. Los asientos del Consejo de Ministros deben estar repartidos entre los distintos grupos rivales de acuerdo con un sistema sectario equilibrado.

"Un cierto número de obstáculos han aparecido en las últimas horas que han resultado en una demora del Gobierno. Entre los obstáculos se encuentra el problema de la representación suní en el Ejecutivo", ha emplazado el funcionario libanés citado por la agencia de noticias Reuters.

La problemática surgida en relación con la representación suní en el Gobierno ha tenido lugar después de que un grupo de parlamentarios suníes se aliasen con la facción libanesa de Hizbulá, que es chií, exigiesen un sitio en el Gabinete para reflejar el número de votos obtenidos en las elecciones. Hariri se negó a cumplir con su petición debido a su afinidad con Hizbulá.

Con el objetivo de llegar a un acuerdo, los seis parlamentarios suníes afines al grupo chií acordaron ceder su representación en el Gabinete a terceras personas escogidas por ellos. La idea era darle varios nombres al presidente libanés, Michel Aoun, y que él escogiera a partir de ahí a un candidato.

Pero este sábado, los parlamentarios han retirado su apoyo al candidato escogido por Aoun, Jawad Adra, porque no se consideraba un "representante exclusivo" de los parlamentarios suníes.

Las elecciones generales del pasado 6 de mayo, las primeras en celebrarse en Líbano en más de nueve años, han supuesto un giro del Parlamento del país hacia el grupo chií Hizbulá, que cuenta con el apoyo de Irán y que junto a sus aliados políticos cuenta con 70 de los 128 escaños que forman la Cámara.

Contador