Actualizado 27/10/2007 22:48 CET

España.- La cooperación española avanza sus objetivos y retos para los próximos años

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Encuentro de Cooperación Española para el Desarrollo, un evento convocado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) con la intención de divulgar lo logrado durante la legislatura y reflexionar sobre los desafíos que quedan pendientes, presentó hoy sus conclusiones. El primer punto destaca que la pobreza, el hambre, las desigualdades, la exclusión y el deterioro medioambiental son fenómenos globales que afectan a todo el planeta y que sólo pueden combatirse desde el compromiso y la voluntad política de todos los actores a nivel global.

"Es necesario trabajar para construir alianzas globales más amplias y de mayor calado. Estas nuevas alianzas deben estar orientadas a reconstruir relaciones más equitativas entre el Sur y el Norte, que permitan generar los cambios estructurales necesarios para el Desarrollo", explica el texto.

El texto recoge que el desarrollo es un proceso necesariamente vinculado a los valores, a la ciudadanía y a la garantía de derechos. "La ciudadanía germina allí dónde se abren espacios de participación política y social y conlleva la capacidad de exigir derechos y de elegir el tipo de vida y de sociedad que se quiere conseguir", indica. Para la cooperación española, la garantía de derechos "es posible allí dónde las instituciones públicas están fortalecidas, contribuyen a crear visiones de Estado y rinden cuentas a la sociedad".

En tercer lugar, el texto difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación destaca el esfuerzo por conseguir la "plena ciudadanía" de las mujeres y también destaca la dimensión cultural del desarrollo, que "se traduce en el derecho de los pueblos a salvaguardar y reclamar su diversidad".

El documento destaca también el compromiso de dedicar el 0,5 por ciento de la Renta Nacional Bruta española a la ayuda oficial al desarrollo, lo que llevará a España a ser en 2008 uno de los nueve países que dedican mayores porcentajes de su riqueza a promover el desarrollo global.

Como objetivos, la cooperación se propone fomentar la asociación con los países del sur, la coordinación entre todos los actores de la cooperación española (administraciones públicas, ONGD, el sector privado y otros agentes de la cooperación), multilateralismo, coherencia entre políticas, modernización del sistema de cooperación y fomento de la igualdad de género. Por último, destaca la importancia de "llegar a los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país" para "convertir la sensibilidad en responsabilidad".

La mención final es para la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático, unos criterios que serán fundamentales en la aplicación de las políticas de cooperación españolas.